San Juan, tierra de aventura y descanso

Bien es sabido que la provincia de San Juan es conocida por ser el lugar de nacimiento del ex presidente Domingo Faustino Sarmiento, pero también por su paleontológica reserva, el Parque Nacional Ischigualasto o Valle de la Luna, declarado Patrimonio de la Humanidad el 29 de noviembre del año 2000.  Sin embargo, esta tierra que se abre para mostrar los misterios del tiempo ofrece una multiplicidad de destinos y opciones turísticas imperdibles para este verano. 

Si se quieren encontrar actividades desafiantes, y para toda la familia, los diques de Ullum y Punta negra son ideales para los amantes del senderismo y el trekking. Para aquellos que buscan un paseo de embarcación en medio de las montañas, buceo, navegación a vela y para los más osados, actividades como esquí acuático o tirolesa. Estos dos asombrosos destinos invitan a la acción y a largos momentos de calma. Detrás de su tierra árida, estas grandes lagunas, junto a importantes cursos de agua como el río San Juan, ofrecen un contraste inigualable y una opción refrescante.

Dicen que, si la montaña no viene a Mahoma, Mahoma va a la montaña. Pero en San Juan, las montañas te encuentran todo el tiempo. La aventura continúa en las Altas cumbres de la provincia cuyana, donde se puede apreciar el majestuoso Cerro Mercedario, el Valle del Colorado, la Cordillera de Ansilta y el Arroyo Turquesa. En búsqueda de una expedición por lugares de prístina belleza este circuito ofrece, también, opciones para los más experimentados, un gran desafío hacia las blancas cumbres por rutas normales y con mayor dificultad por diferentes cerros de la zona.

Sin embargo, hay quienes disfrutan de extensos llanos. La Pampa del Leoncito o Barreal Blanco, una de las tantas opciones que ofrece la provincia, es una planicie de 12 kilómetros de largo por 5 kilómetros de ancho que cautiva junto a la inmensidad de la Cordillera de los Andes. Las características del terreno y el viento casi constante en este lugar hacen que sea único. El carrovelismo es el deporte predilecto donde los carros pueden alcanzar una velocidad de hasta 120km/h por la fuerza del viento y su cercanía al suelo. Además, el paisaje de las sierras invita a recorrerlo en calma, en silencio. A lomo de mula, como en tiempos antiguos, los aventureros han de llegar a los más recónditos lugares donde los pobladores los recibirán con toda hospitalidad.

Tierra del vino

La Vid es una parte fundamental del paisaje sanjuanino, y el vino un hito de su cultura. Sus áridos paisajes se han transformado en fértiles montañas con prolijos parrales y, con ello, el desarrollo de una importante industria vinícola. 

San Juan ofrece un recorrido enoturístico incomparable. Más de 14 viñedos, abren sus puertas a visitantes para conocer el cultivo de la vid, su proceso de elaboración, fraccionamiento y guarda del vino; combinados con la experiencia de enólogos. Los turistas pueden disfrutar de un perfecto maridaje entre vinos sanjuaninos y un corte de ternera característico de la provincia, la “punta de espalda”. Además de excelentes vinos, San Juan se destaca por la producción de uva de mesa y pasas. Y de esta actividad surgen expresiones artísticas e históricas que pueden apreciarse en galerías y museos.

Vida y Cultura

En el Valle de Tulum, rodeado por cordones montañosos y tierras desérticas, se levanta la ciudad de San Juan. Punto estratégico para recorrer los principales atractivos de la provincia homónima, una de las más modernas del país. Ubicada a 650 metros sobre el nivel del mar, su encantador y fértil oasis, ofrece una arquitectura moderna, amplias calles, variados museos, así como sitios culturales y de esparcimiento, como la Casa Natal de Domingo F. Sarmiento, Iglesia Catedral San Juan Bautista, Auditorio Juan Victoria, Parque de Mayo, el Museo de Bellas Artes Franklin Rawson y el destacable Teatro del Bicentenario, motor y referente de la cultura de la región. 

* Para más información de todas las propuestas turísticas de la Provincia de San Juan: https://www.sanjuan.tur.ar/

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ