Una corrida de chaleco amarillo

Un activista del movimiento de los ‘chalecos amarillos’ en Francia llamó por video a los participantes en las marchas de protesta a sacar todo el dinero en efectivo que puedan de sus cuentas bancarias para debilitar al sector financiero del país y doblegar de esta forma al gobierno. El plan de los activistas consiste en “asustar al Estado legalmente y sin violencia” para obligar a las autoridades a la implementación del derecho a celebrar “referendos de iniciativa ciudadana”, lo cual permitiría a los ciudadanos votar para proponer nuevas leyes. 

El propósito de esta acción en particular es desestabilizar al sistema bancario mediante la salida simultánea de grandes cantidades de dinero en efectivo de sus cuentas. De esta forma, los clientes de las entidades bancarias se hacen con sus ahorros en efectivo, lo que podría conducir al agotamiento de la liquidez de los bancos y a la declaración de quiebra. Sin embargo, el éxito de la iniciativa es poco probable porque el límite de la retirada de efectivo en los cajeros automáticos es relativamente bajo. Y la opción de ventanilla no sirve, porque la mayoría de las cajas de los bancos cierran durante los fines de semana. La acción de los ‘chalecos amarillos’ llega como respuesta a la nueva ley que endurece la respuesta gubernamental al movimiento. Entre los puntos de esta legislación destaca la prohibición a los manifestantes fichados por la Policía de participar en las marchas y el veto al uso de máscaras en sus movilizaciones.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ