El almuerzo en la playa entre Miguel Lifschitz y Roberto Lavagna
Cocinando una alternativa
El gobernador de Santa Fe se reunió con el ex ministro de Economía en Cariló para hablar sobre los posibles caminos para romper la polarización entre macrismo y kirchnerismo. Lavagna dijo que no se habló de candidaturas.
El economista Roberto Lavagna y el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz.El economista Roberto Lavagna y el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz.El economista Roberto Lavagna y el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz.El economista Roberto Lavagna y el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz.El economista Roberto Lavagna y el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz.
El economista Roberto Lavagna y el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz. 

El gobernador de Santa Fe, el socialista Miguel Lifschitz no disimula su entusiasmo por construir un frente político amplio y progresista con vista a las elecciones presidenciales. Lo dijo luego de mantener un almuerzo en el exclusivo balneario de Cariló con el economista Roberto Lavagna a quien lo vio “con mucha vocación de ser parte de un proyecto de unidad nacional”. Por otra parte, aseguró que el encuentro representa “las piezas de un rompecabezas que están dispersas y de a poco comienzan a acomodarse” frente a un panorama electoral “polarizado” entre Mauricio Macri y Cristina Kirchner. En el massismo leen como auspicioso el encuentro ya que sostienen que Lavagna no está detrás de un proyecto propio sino que forma parte de la estrategia de Sergio Massa en el armado electoral.

“Lo vi entusiasmado y con muchas respuestas para estos problemas, y vocación de ser parte de un proyecto de unidad nacional. Este es un buen comienzo, un buen camino que hay que seguir explorando”, fue la frase con que Lifschitz describió a Lavagna en una entrevista radial luego del almuerzo que compartió en la casa que el economista tiene en Cariló.

“Por ahora son piezas de un rompecabezas que están dispersas y de a poco empiezan a acomodarse. No parece fácil con muy poco tiempo para la campaña nacional y con escenario de polarización tan fuerte entre el proyecto que encabeza el presidente Macri y el del kirchnerismo con Cristina como candidata”, agregó el gobernador santafesino.

Lifschitz había mencionado a fines del año pasado que Lavagna “podría ser el hombre de consenso” para unir en un frente electoral a “peronistas, radicales, progresistas e independientes”. Una frase que bien pudo funcionar como un anticipo a la respuesta negativa que días atrás, tanto el socialismo como Margarita Stolbizer, le dieron a la propuesta del diputado Martín Lousteau de sumarse a Cambiemos. 

Para Lifschitz “parece muy difícil romper con esa polarización” aunque se mostró “convencido que por ese camino no hay futuro para la Argentina. Es indispensable que se pueda conformar una tercera propuesta que no sea un rejunte, no sólo para arrimar votos en una elección sino que también tiene que ser un proyecto de gobierno para sacar al país de la crisis tan profunda en la que está sumergido”, indicó.

A su turno, Lavagna –también fue consultado por el encuentro– dijo que durante el almuerzo con el gobernador santafesino “no se habló de candidaturas” pero si reconoció que charlaron sobre la construcción de una propuesta alternativa que se diferencia del macrismo y el kirchnerismo. 

“Lavagna hace lo mismo que hizo todo el año: se reúne con dirigentes de diferentes partidos para analizar la situación económica y la construcción de una alternativa electoral. Pero Roberto no está en el armado de algún partido ni candidatura personal”, dijeron a PáginaI12 fuentes del Frente Renovador, el partido de Sergio Massa. Es más, consideran al economista no solo como el jefe de sus equipos técnicos sino como los hombres centrales en la construcción de la estrategia electoral de Massa.

“Vamos en ese camino”, respondieron en el massismo ante la consulta de este diario sobre la relación con Stolbizer y el socialismo santafesino. La líder del GEN fue en 2017 la aliada electoral de Massa en territorio bonaerense, en una apuesta que no alcanzo los objetivos electorales propuestos. Pero Stolbizer fue el nexo para los encuentros que los socialistas santafesinos tuvieron con Massa y que podrían alcanzar acuerdos electorales en Santa Fe, donde el Frente Progresista está jaqueado por Cambiemos y el peronismo.

Lifschitz termina su mandato en diciembre y la estrategia del socialismo santafesino no pasará solo por su manos. “No descarto nada para defender un proyecto o trabajar para el futuro. Pero tengo una primera responsabilidad a la que no le voy a sacar el cuerpo en absoluto durante todo este año, que es gobernar la provincia”, dijo el gobernador sobre su futuro político.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ