“Ya estoy en casa”

El femicidio de Agustina Imvinkelried, la adolescente de 17 años que era buscada desde la madrugada del domingo en la localidad de Esperanza, Santa Fe, impactó en las redes sociales en las que cientos de usuarias alzaron la voz contra la violencia machista. Con los hashtags #ParenDeMatarnos #Hartas #NiUnaMenos y #VivasNosQueremos, las mujeres recordaron una práctica tan naturalizada en sus grupos de amigas: avisar que llegaron sanas y salvas. En cualquier grupo de amigas de WhatsApp, se registra “Avisen cuando llegan”, “Llegué”, “¿Llegaste?”, “Ya estoy en casa”, se repiten.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ