Federico Lagreze
Tengo 32 años y soy de Chubut. En mi vida, los tatuajes me sirvieron para cerrar una etapa en la que sufrí bullying por ser gordo y puto no sólo en el colegio. Marcar mi cuerpo a mi gusto me sirvió para cerrar una etapa y olvidarme de la persona que fui y ya no soy.
Imagen: Sebastián Freire

* De chico me gustaban las Spice Girls. Siendo yo un gordito adolescente en un pueblo muy chiquitito, me fascinaba este grupo de mujeres empoderadas. Me encantaba principalmente a una de ella: la deportista y tatuada.

* Ocho años más tarde me hice mi primer tatuaje en las dos muñecas. A los 21 años. En ese momento me separaba de una relación de 10 años. Mi mamá me acompañó a la sesión. Yo me quería hacer un tatuaje en árabe. En ese momento justo hacía yoga, meditaba mucho y era vegetariano, era un combo. El tatuaje son cuatro palabras: amor, felicidad, prosperidad y salud. 

Sebastián Freire

* Mi segundo tatuaje fue el nombre de mi segundo novio y me lo terminé tapando con un mandala. Fue una relación muy violenta y tóxica, donde había muchos celos. Me lo tatué en Comodoro porque tanto mi novio como yo éramos del sur así que me lo hice allá. Después cuando me separé, me llevó mucho tiempo decidirme por taparlo. 

* En el codo quise romper con lo geométrico y me hice unas olas, una textura pero más orgánica. 

* Tengo un colibrí porque a mi mamá le gustan mucho. Fue el primero que me hice pensando en alguien. Es uno de mis favoritos. 

* Elegí la imagen de una lechuza para representar a mi viejo, que colecciona lechuzas y búhos. Además hay un equipo de fútbol en Chile (mis viejos son chilenos) que tiene una lechuza en su escudo. 

* Al tigre que tengo en el otro brazo lo tienen tatuado Angelina Jolie y Adam Levine (el cantante de Maroon Five). El significado es la protección, tiene unos símbolos que significan la vida que nace y tiene algunas vueltas pero continúa.

Sebastián Freire

* Los tatuajes de la cintura dolieron mucho, como si un auto me hubiera chocado contra una pared. Me levantaba y me tenía que vestir despacito. No podía caminar. Significaron mucho para mí porque fue donde tenía las malditas estrías, de cuando era más gordito. 

* En la espalda tengo una flor de loto que está tapando un tatuaje de un gato que quedó horrible. 

Producción: Sebastián Freire

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ