Nueva condena a Matías Pera
Amenaza cumplida

"Yo me llego a enterar de que apuntás a un pibe mío y no voy a ir a buscarte al bar, te aseguro que saco la tartamuda y no te dejo una cosa en pie de toda tu generación. Te quedás sin casa, sin familia y sin nada, y después te pongo una bomba en la tumba". La amenaza fue leída ayer por el fiscal Carlos Covani al dar a conocer la acusación contra Matías Pera, por los hechos del 28 y 29 de octubre de 2017. Es que ocho horas después de ese mensaje de audio, una lluvia de balas impactó contra un boliche de Eva Perón al 7800, en Fisherton. El ex integrante de la barrabrava de Newell's Old Boys fue condenado ayer, en juicio abreviado, a 5 años de prisión efectiva por ese y otro hecho de 2013. La pena también quedó unificada con una de 2015, por golpear y asaltar al exlíder de la hinchada, Diego "Panadero" Ochoa.

Hace un año, Pera fue detenido y se le dictó prisión preventiva cuando el fiscal lo llevó a audiencia imputativa y proyectó imágenes de la balacera al bar. La acusación dio cuenta de que el domingo 29 de octubre de 2017, a las 7.58, "Pera iba como acompañante de una moto Honda Tornado y al llegar al bar Don Nadie descendió y disparó varias veces contra el interior del local con un arma calibre 22". Covani calificó el hecho como "abuso de armas en concurso real con portación de arma de fuego sin autorización". Como evidencia para la acusación, se le secuestraron elementos visibles en la filmación: guantes amarillos, pantalón negro y zapatillas rojas.

En tanto, el fiscal recordó ayer que el 5 de abril, se amplió aquella imputación por el hecho perpetrado 8 horas antes de la balacera: una amenaza vía audio de WhatsApp contra un hombre que estaba dentro del local cuando fue baleado, con quien tenía una rivalidad con un supuesto negocio en el que no acordaron. Y calificó el hecho como "amenazas coactivas".

A esa carpeta judicial, se sumó la de un hecho del 24 de junio de 2013 cuando Pera "causó desmanes en el boliche Yamper de Ovidio Lagos al 4600 fue expulsado y se dirigió a su auto a buscar un arma de fuego semiautomática, con cinco proyectiles en su cargador". Con el arma en la mano "amenazó al personal policial". "Ahora se va a pudrir todo. Ahora los voy a cargar a tiros, los voy a denunciar y a dejar presos", leyó sobre las amenazas que profirió a los efectivos. Por ese hecho también lo acusaron por portación de arma.

Por esos hechos y como pena unificada con una condena a 3 años de prisión condicional, dictada en 2015, por haber golpeado y robado a Ochoa, en el paravalancha, las partes acordaron la pena de 5 años de cumplimiento efectivo, que fueron aceptados por el acusado.

Pera fue uno de los laderos del Panadero (preso y condenado como instigador del homicidio de su antecesor, Roberto "Pimpi" Caminos; y a la espera de un juicio por el crimen de Maximiliano "Quemadito" Rodríguez), pero tiempo después se alejó y llegó a declarar en su contra en el juicio por la muerte de Caminos.

 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ