Le dieron un penal por una supuesta mano que no existió
El Taladro llegó al empate con polémica
Las quejas de los de Rafaela fueron muchas.Las quejas de los de Rafaela fueron muchas.Las quejas de los de Rafaela fueron muchas.Las quejas de los de Rafaela fueron muchas.Las quejas de los de Rafaela fueron muchas.
Las quejas de los de Rafaela fueron muchas. 

Banfield y Atlético de Rafaela igualaron 1-1 ayer por la tarde, en un discreto encuentro correspondiente a la fecha nueve del torneo de Primera División, jugado en el sur bonaerense. El conjunto santafesino, ubicado en zona de descenso, se situó en ventaja a los 36 del primer período, a través de un violento remate de Gabriel Gudiño. Mientras que el equipo local estableció el equilibrio definitivo, a los 14 de la segunda parte, por intermedio de un penal convertido por el uruguayo Santiago Silva, tras una polémica decisión tomada por el árbitro Fernando Rapallini, quien había sancionado una infracción dentro del área por una supuesta mano del propio Gudiño. 
“Esta sanción nos perjudica en el momento en que necesitamos sumar”, dijo Juan Llop, DT de Rafaela, en relación al penal cobrado en su contra, y agregó: “Uno se va con bronca. Porque la pelota le pega en la espalda a Gudiño. Y el árbitro (Rapallini) lo cobra (al penal) porque un juez asistente (Ariel Scime, el número uno) se lo marca”. Al respecto de la controvertida maniobra, el propio juez explicó: “Tengo la jugada de frente. El jugador de Atlético me impide ver dónde le pega la pelota. El primer asistente (Scime) me avisa que hubo mano y es penal”. “Ni siquiera Gudiño me discutió la sanción porque sabe que la pelota le pegó en el brazo extendido”, aclaró el árbitro.  

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ