“Natu era un centro cultural”

Me da mucha pena, porque ese lugar es parte de mi historia personal. Natu era el alma de Clásica y Moderna, que fue siempre un punto de reunión, un lugar de encuentro para intelectuales y artistas. Todo lo hacía Natu, ella lo transformó en lo que era. Siempre tuvo problemas económicos y ahora...

Yo me acuerdo de cuando se podía tomar café gratis en Clásica. Mucho antes de que pusieran el espacio para bar, uno iba a la librería y se ponía a revolver y mirar libros. Y tanto Paco como Natu se acercaban y se ponían a charlar y entonces invitaban a café para seguir la charla. 

Era mucho más que una librería, era un centro cultural. Un lugar emblemático también para la música y para otras expresiones artísticas. En realidad, Natu era ella misma un centro cultural con patas. Era valiosa, inteligente, divertida.

Para mí es un lugar emblemático, que me dio la bienvenida a las letras. Cuando recién empezaba, Natu me dio un lugar en su librería. Porque yo empecé como todos, yendo como clienta, muy jovencita, a revolver libros, a veces a comprar, y así conocí a Paco y a Natu, que me abrió las puertas. 

* Escritora.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ