La renuncia de Marino dejó a Cambiemos sin vicepresidente en el Senado
Una silla sin ocupante
La denuncia por acoso sexual contra el senador radical forzó al oficialismo a dejar vacante la designación de la vicepresidencia primera. El radicalismo definirá su reemplazante.
Durante la sesión del Senado se eligieron las autoridades del cuerpo.Durante la sesión del Senado se eligieron las autoridades del cuerpo.Durante la sesión del Senado se eligieron las autoridades del cuerpo.Durante la sesión del Senado se eligieron las autoridades del cuerpo.Durante la sesión del Senado se eligieron las autoridades del cuerpo.
Durante la sesión del Senado se eligieron las autoridades del cuerpo. 

Aunque parecía casi un trámite administrativo, la sesión preparatoria en la que el Senado iba a ratificar a sus autoridades se transformó en un dolor de cabeza para el oficialismo. Cambiemos no logró aprobar la totalidad de los cargos de la Cámara alta porque el radicalismo dejó para más adelante la designación del vicepresidente primero luego de que el pampeano Juan Carlos Marino diera un paso al costado. La razón fue la denuncia por acoso sexual que pesa en su contra. En tanto, Federico Pinedo fue ratificado como presidente provisional al igual que los peronistas Omar Perotti (vicepresidente segundo) y María Inés Pilatti Vergara como vice tercera. 

Si lo de Marino fue un dolor de cabeza, por la interna que desató entre macristas y radicales, el oficialismo también sufrió por los fuertes discursos de los integrantes del FpV-PJ, entre ellos el de Cristina Kirchner, al momento de presentar cuestiones de privilegio contra el Gobierno nacional por la persecución a dirigentes de la oposición. (ver nota aparte)

La vicepresidencia primera fue desde temprano la única duda de la jornada. El radical pampeano afirmaba tener el respaldo de su bloque y la indiferencia del macrismo que sostenía por lo bajo que era “una cuestión del radicalismo” cuestionado por afrontar por una denuncia de abuso sexual.

Los jefes de las bancadas peronistas, Miguel Pichetto (Argentina Federal) y Marcelo Fuentes (FpV-PJ) advirtieron en la reunión de Labor Parlamentaria que las mujeres de sus bloques no se callarían si se ratificaba a Marino.

Fue entonces donde el propio Marino hizo circular una carta dirigida a la presidenta del Senado, Gabriela Michetti, en la que consideraba “prudente no aceptar la postulación con la que me están honrando nuevamente” y agradeció “el gesto de apoyo que los representantes del Interbloque Cambiemos han tenido hacia mi persona al mantener mi postulación como Vicepresidente primero del Senado”. En la misiva, el pampeano se refirió a la causa judicial: “Soy un hombre de la democracia y respeto profundamente la división de poderes, por eso me ajusté a derecho desde el primer momento y voy a esperar y respetar el desenlace judicial que, no dudo, demostrará mi inocencia”. Algo que luego repitió casi calcado ante los periodistas parlamentarios al final de la sesión. 

Puertas adentro el humor de los radicales con sus socios de Cambiemos no es el mejor. No son pocos los que afirman que Mauricio Macri le bajó el pulgar a Marino pero no por la denuncia judicial sino por su postura política. “No le perdonan lo de La Pampa”, dijeron a Página/12 colaboradores del bloque radical, en referencia a la interna de Cambiemos donde la UCR derrotó al hombre del Presidente: el ex funcionario macrista Carlos Mac Allister. 

El otro argumento que esgrimen es la estrecha cercanía de Marino con Enrique “Coti” Nosiglia, a quien señalan como el principal operador para que Martín Lousteau compita en una interna contra Macri por la candidatura presidencial. Por ahora el nombre de su reemplazante no se conoce. Los radicales lo definirán en los próximos días porque se aseguraron que ese lugar sea para uno de los miembros de su bancada.

De todas maneras Marino continuará siendo uno de los hombres fuertes del Senado. El pampeano maneja la Biblioteca del Congreso pero sobre todo preside la Comisión Bicameral de Fiscalización de Organismos y Actividades de Inteligencia. Esta última tiene que investigar la presencia de supuestos agentes de inteligencia nombrados en la causa por extorsión contra el falso abogado Marcelo D’Alessio y que salpica al fiscal Carlos Stornelli.

–¿Citó a Alejo Ramos Padilla a la Bicameral? –le preguntó Página/12.

–Le pedí al juez que remita todas las actuaciones. Lo hice antes de que los legisladores del FpV-PJ me lo solicitaran por nota (pidiendo que el juez sea citado a la bicameral). Yo lo hago. La Comisión está citada para el 14 de marzo, aseguró Marino.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ