La voz de la igualdad, de Mimi Leder, con Felicity Jones
Una feminista en la Corte Suprema

¿Una jueza a la que con diferencia de poco tiempo se le dedican un documental (RBG, nominada al Oscar) y un largo de ficción? ¿Quién es Ruth Bader Ginsburg? Es la primera abogada de los Estados Unidos que en los años 70 se especializó en casos de género, logrando varios fallos a favor que permitieron reducir el abismo que la discriminación por sexo planteaba desde siempre en ese país. Desde hace un cuarto de siglo, esta mujer que al día de hoy tiene 85 años es miembro de la Corte Suprema, la segunda que llegó a ese cargo (se está rumoreando que si su salud se hace más frágil, Donald Trump podría poner en su lugar a un hombre). Finalmente, RBG, como se la conoce (como si fuera una marca o el nombre de un rapper) es, según afirman los medios de su país, un "icono pop". Su foto aparece en tazas y remeras, es el disfraz favorito de Noche de Brujas y las revistas "femeninas" anuncian en sus tapas "los consejos de RBG para estar en forma". Locura americana.

Escrita por un señor Daniel Stiepleman y dirigida por Mimi Leder, una realizadora sin antecedentes destacados, La voz de la igualdad (el título original es On the Basis of Sex) concentra la narración desde 1957, el día que Ginsburg ingresó a la Universidad de Harvard, hasta comienzos de los 70, cuando triunfó en su primer caso, que atendió ad honorem. Interpretada por la actriz británica Felicity Jones (conocida por La teoría del todo y la última Star Wars), cuando ingresa a la más prestigiosa universidad estadounidense Ginsburg ya está casada (con Martin Ginsburg, interpretado por ese Rock Hudson contemporáneo que es Armie Hammer) y tiene un bebé. Por suerte no tiene que afrontar el machismo en casa: Martin (que está en segundo año de Harvard) no tiene problema en quedarse a cuidar a la nena, la cubre si tiene alguna reunión y hasta cocina mejor que ella. Cuando Martin enferme, Ruth cursará por los dos. Y terminará recibiéndose en Harvard y Columbia. Un bocho.

Sin embargo y como es de presumir, encontrará las mil excusas de sus colegas para incorporarla a algún estudio, desde que las mujeres son más lentas que los hombres para los números hasta los celos de las esposas de los socios. Curiosamente, Ginsburg no es feminista. Cuando el decano de Harvard (el veterano Sam Waterston) le pregunta por qué quiere estudiar abogacía, ella dice que es "para entender mejor al marido". Se hará feminista en el camino, gracias a los rechazos que ella misma enfrenta y los casos de misoginia que va encontrando, tanto en la contemporaneidad como en la historia de las leyes de su país. Hasta que le ofrezca a Martin defender juntos a un señor que dejó de trabajar para cuidar a la madre y el estado no lo quiere indemnizar "porque cuidar a la madre no es cosa de hombres, sino de mujeres". Bautismo de fuego para RBG.

Si los telefilms siguieran existiendo, se impondría decir que La voz de la igualdad parece un telefilm. Y no es raro, ya que la realizadora trabaja dirigiendo series de televisión desde hace casi veinte años. Sí, RBG triunfa, la causa de las mujeres también, y todo eso que ya sabíamos antes de entrar.

 

LA VOZ DE LA IGUALDAD                            6 PUNTOS

On the Basis of Sex, 2008.

Dirección: Mimi Leder.

Guion: Daniel Stiepleman.

Duración: 120 minutos.

Intérpretes: Felicity Jones, Justin Theroux, Sam Waterston, Kathy Bates.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ