Sorpresiva declaración de Braun, secretario de Política Económica
“La recesión terminó en noviembre”
El funcionario, número dos del área económica, fundó su optimismo en datos parciales del Indec que están lejos de señalar una recuperación.
Miguel Braun. “Todavía no se siente en la calle, pero es el inicio de una mejora”.Miguel Braun. “Todavía no se siente en la calle, pero es el inicio de una mejora”.Miguel Braun. “Todavía no se siente en la calle, pero es el inicio de una mejora”.Miguel Braun. “Todavía no se siente en la calle, pero es el inicio de una mejora”.Miguel Braun. “Todavía no se siente en la calle, pero es el inicio de una mejora”.
Miguel Braun. “Todavía no se siente en la calle, pero es el inicio de una mejora”. 

El secretario de Política Económica, Miguel Braun, sorprendió al declarar que la recesión económica terminó en noviembre. Para justificarlo aseguró que el Estimador Mensual Económico (EMAE) creció en diciembre de manera desestacionalizada. El dato difundido por el Indec el pasado 27 de febrero mostró efectivamente una leve suba de 0,7 por ciento con respecto al mes anterior, pero en la comparación interanual la caída fue del 7 por ciento. El dato que resalta el gobierno todavía no alcanza para evidenciar una recuperación. De hecho, en julio la economía había crecido 1 por ciento con respecto a junio y en agosto un 0,9 por ciento respecto a julio, pero en septiembre cayó 2 por ciento con respecto a agosto. Luego en octubre se recuperó 0,2 por ciento con respecto al mes anterior, pero en noviembre la comparación intermensual arrojó una baja de 2 por ciento. El dato de diciembre que supuestamente evidencia una recuperación económica es tan débil que el funcionario también hizo referencia a otros indicadores parciales para tratar de justificar su afirmación.

“Nosotros vemos que la recesión terminó técnicamente en noviembre. El EMAE, que es el estimador mensual de la actividad económica, ya creció de manera desestacionalizada en diciembre. Tenemos buenos datos de despachos de cemento. Tenemos superávit comercial en el último trimestre del año pasado. El salario real promedio también aumentó en enero”, aseguró Braun. La supuesta suba del salario real no tiene como fuente al Indec porque el organismo de estadísticas oficial solo difundió los datos hasta diciembre, mes en el que se observó una caída del salario real, el cual en todo 2018 acumuló un retroceso récord de 12,1 por ciento.   

“Hay algunos datos que por supuesto todavía no se sienten palpablemente en la calle, pero vemos que eso es el inicio de una mejora y que vamos a tener un año de recuperación liderado por crecimiento de exportaciones y por recuperación del salario real y de las jubilaciones”, agregó Braun para tratar de explicar por qué quienes lo estaban viendo en el programa “A dos voces” de TN tal vez no podían dar crédito sobre la supuesta recuperación.  

–La gente lo que quiere es sentirlo en el bolsillo en su casa, más allá de los indicadores –le respondieron.  

–Eso se va a empezar a sentir en el segundo y tercer trimestre con las paritarias y el aumento de las jubilaciones, entre marzo y septiembre.

–¿Estamos mal pero vamos bien? –le preguntó el periodista, en referencia implícita al ex presidente Carlos Menem quien en la década del 90 cuando el desempleo crecía y la economía no lograba despegar hizo suya aquella frase.  

–Bueno, yo no lo diría así. Estamos empezando a ver un cambio de tendencia y este va a ser un año de recuperación. –respondió Braun.

 Al ser consultado sobre la suba que registró el dólar en las últimas semanas, el secretario de Política Económica se mostró confiado. “Este año va a haber muchos dólares en el mercado porque tenemos los dólares de la cosecha. Si tenemos en cuenta que el año pasado tuvimos la peor sequía en 50 años, va a haber mayor liquidación que el año pasado. Por lo tanto, eso va a tener un impacto fuerte. Tenemos el Banco Central que compró muchos dólares y tenemos el Tesoro que tiene una posición neta muy fuerte positiva en dólares que va a tener que vender para pagar las cuentas en pesos”, remarcó.

–¿Y por qué sube el dólar? –le preguntaron.

–Bueno, sube poco. En los últimos seis meses está muy estable y el tipo de cambio real que miran los exportadores está fijo.  

Lo que hizo el funcionario fue comparar con el pico registrado el 28 de septiembre de 2018, cuando la divisa cerró a 41,94 pesos, pero aquella fue una disparada puntual luego de la fuerte devaluación que se había registrado a fines de agosto y lo que vino después fue una baja del dólar que cerró el año a 38,83 pesos. Luego se mantuvo estable durante enero y el mes pasado volvió a subir superando los 42 pesos. Esa suba se produjo sobre la fuerte devaluación del año pasado cuando la divisa estadounidense subió nada menos que un 105 por ciento.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ