Jair Bolsonaro y el coming out de hombres y mujeres reaccionarios en Brasil
La democracia contra la propia democracia
El movimiento Zadig Brasil trabaja para sostener la toma de la palabra, mientras reflexiona sobre las relaciones de la ley y de la violencia.
Jair Bolsonaro expresó: Brasil por encima de todo. Dios por encima de todos.Jair Bolsonaro expresó: Brasil por encima de todo. Dios por encima de todos.Jair Bolsonaro expresó: Brasil por encima de todo. Dios por encima de todos.Jair Bolsonaro expresó: Brasil por encima de todo. Dios por encima de todos.Jair Bolsonaro expresó: Brasil por encima de todo. Dios por encima de todos.
Jair Bolsonaro expresó: Brasil por encima de todo. Dios por encima de todos. 
Imagen: AFP

Para introducir mis palabras en este Foro (1) "Los discursos que matan", me gustaría destacar que me parece importante no volvernos cómplices de discursos que banalizan lo peor, pero también no ceder a otra forma de banalización, aquella que reduciría las particularidades en generalizaciones ideológicas.

Las posiciones reaccionarias, como en el caso del actual presidente brasilero Jair Bolsonaro, se sostienen de las bases teológicas de las que se nutren y que reivindican explícitamente. Dicho de otra manera, es la transposición directa (incluso la imposición) de lo religioso a lo político. El tratado de C. Schmitt se llama precisamente Teología política(5). Tal es el caso de Bolsonaro que termina su discurso de presidente recién electo afirmando que: "Brasil por encima de todo. Dios por encima de todos."

El discurso del amo hace un uso reaccionario del derecho y de la ley, un uso arbitrario del poder que se apoya en una ideología moral supuestamente fundada en la ley.

La separación de los poderes entre legislativo, ejecutivo y judicial es uno de los pilares de la democracia. Las distorsiones de este principio democrático pueden tener como consecuencias fenómenos de judicialización. El principio de la separación de los tres poderes debe ser mantenido bajo pena de judicialización de la política. Queda un posible uso arbitrario de la ley.

Según el politólogo Wanderley Guilherme Dos Santos, uno de los referentes más importantes de la izquierda en Brasil, hoy en día en Brasil se trata sobre todo de un ataque de la democracia contra la democracia misma. Un gobierno reaccionario, digámoslo sinceramente, puede por supuesto ser una ocurrencia de la democracia. Este politólogo recusa las teorizaciones invocando al fascismo en el caso de Brasil, había previsto el golpe de Estado de 1964. Para evitar otro golpe de Estado, preconiza la organización de un frente democrático republicano, más allá de los partidos políticos, frente que reuniría la izquierda y el centro, en vistas de defender las instituciones democráticas contra lo que llama "un gobierno de ocupación". Refuta la tesis según la cual actualmente en Brasil se trataría de fascismo, ya que eso implicaría una organización paramilitar, una jerarquización conservadora y rígida de la sociedad en su conjunto, así como una estrategia de acciones violentas, que actualmente no existen en Brasil. Según él, un gobierno de ocupación no es necesariamente fascista. Es cierto que podemos hallar el discurso de Bolsonaro es fascistoide, pero otros se preguntarán entonces: durante el periodo del gobierno de izquierda en Brasil, ¿no existía también -ya- un caldo de cultura fascistoide?

El presidente electo utilizará las leyes existentes. Algunas leyes del Código penal y de la Constitución pueden aplicarse de manera violenta contra derechos que pensábamos adquiridos de manera definitiva. La legislación brasilera es fuertemente conservadora. Entonces sin dudas el nuevo presidente va a "ocupar el país" y expulsar personas que hasta ahora gozaban de libertades, gracias a la poca claridad permitida por la interpretación de leyes en un régimen democrático. Sus adversarios, devenidos los nuevos oponentes al régimen, estarán desde ahora en la mira.

La tesis de este politólogo es que la democracia brasilera ha sido obstaculizada, detenida en su establecimiento. Sin asumir la contestación como tal, todo pasa entonces por las relaciones y los arreglos personales.

Vía el movimiento Zadig Brasil trabajamos desde agosto 2017 sobre el modo del foro, trabajo iniciado incluso antes de tener la mínima sospecha de los resultados de las elecciones presidenciales del 2018. Se trata de sostener la toma de la palabra, al mismo tiempo reflexionando sobre las relaciones de la ley y de la violencia, título de un probable Foro Zadig en 2019. La organización de un frente democrático republicano es una propuesta para hacer frente al coming out del hombre reaccionario brasilero. Sin olvidar a su esposa que se adapta tan bien al hogar que hace de él su bien moral más importante. Sin olvidar tampoco el macho "por encima de todo".

1-Fragmento intervención en Foro europeo Zadig-Bélgica "Los discursos que matan", Bruselas, 1-12-18. En blog Zadig Bélgica aquí.

 Traducción de Stéphanie Malecek.

*Presidenta AMP.

 

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ