Carta de lectores

Unión

Este 24 de marzo de 2019, a tres años de esta nueva etapa con los empresarios en el poder, con algunos de los grupos civiles cómplices del golpe del 76 en el gobierno, se cumple lamentablemente, no lo que ellos prometieron sino aquello que muchos preveíamos.

Sabemos que el aliento a este giro a la derecha que está ocurriendo en buena parte de Nuestra América, como Brasil y Venezuela, responde a una necesidad de intereses que están mucho más allá de la gente y de los estado-nación. Intereses que crean dinero para sus bolsillos y nos convidan con sobras. De este modo, tarifazos, desocupación, hambre, injusticia, son también terrorismo de estado. Pero, a pesar de esto, vimos como buena parte de esa gente les dio su apoyo. Entonces nos preguntamos ¿cómo somos capaces de votar a nuestros verdugos?

Y ensayar una respuesta transita por cuestiones tan complejas y tan simples como la mente humana y su bolsillo. Igual aventuramos unas hipótesis. Creemos que, por un lado, a pesar de los beneficios del populismo, si este no destraba algunas cuestiones estructurales, si no se cuestiona los yerros, si no le interesa o no logra superarse, tarde o temprano se desgasta y colabora en crear un clima que pide cambio. No hay capitalismo justo y si existe no tardara en ser salvaje. Y por el otro, somos incapaces todavía de crear algo distinto desde los sectores populares. Los tres candidatos de las últimas elecciones presidenciales con posibilidades de ganar, Macri, Scioli y Massa, estaban del otro lado.

El desafío para los que estamos de este lado, sigue siendo la unión de los que buscamos un mundo antiimperialista, anticapitalista y antipatriarcal. Como dice Alfredo Grande, el primer requisito es el deseo de unión. Una unión programática, electoral, conceptual, la que haga falta. Y diferenciarla de la unidad, que termina siendo reaccionaria, hegemónica, conservadora; la unión es otra cosa, tolera la diversidad, la necesita.

Por un pueblo que pueda repensar su historia para aprender. Un pueblo   crítico, atento y participativo que grite Nunca Más cada vez que haga falta.

Asociación Derechos Humanos de Cañada de Gómez. Hernán Abrate, Hernán Sarmiento, Carlos Gordillo, Adriana diez, Marta Luján, Rubén Kelo Moreno.

 

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ