CHILE
Visita incómoda

La oposición chilena recibió con duras críticas al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. El ex militar y mandatario del gigante sudamericano llegó a Chile el jueves en el marco de su primera gira presidencial. Días antes estuvo con el presidente Donald Trump en la Casa Blanca. En Chile participó en la cumbre del Foro para el Progreso de América del Sur -Prosur-, un órgano que busca reemplazar a la Unasur, y ayer se reunió con empresarios chilenos, firmó acuerdos con el presidente Sebastián Piñera (foto) y participó de un almuerzo con 90 invitados en el que se ausentaron senadores y diputados de la oposición. “No asistiré a un almuerzo con un fascista, populista, violento y peligroso como Bolsonaro”, reflexionó, por su parte, el humanista Tomás Hirsch. La oposición no sólo no asistió al almuerzo sino que además instó a Piñera a que declare a su homólogo brasileño persona non grata. “Bolsonaro no sólo ha hecho una apología de la tortura mediante sus discursos de odio, instando a la violencia y la discriminación, sino que además busca retroceder en décadas las conquistas sociales”, señala el documento entregado por el izquierdista Frente Amplio de Chile al presidente. Mientras se desarrollaba la bilateral entre ambos mandatarios, a las afueras del Palacio de la Moneda el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) se manifestó junto a otras organizaciones -incluidas el Movimiento de Mujeres por la Democracia de Brasil. “Mientras Bolsonaro no pida disculpas públicas y mientras no se retracte total y tajantemente de todos sus discursos de odio, él seguirá siendo un embajador de la homofobia, la lesbofobia, la transfobia, el machismo, la misoginia, la xenofobia y el racismo”, lanzó Oscar Rementería, vocero de Movilh. El activista cuestionó además al estado chileno por el gesto de recibir a Bolsonaro, que lo consideró como una falta de respeto debido a su desprecio hacia la comunidad negra y la diversidad sexual. 

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ