Fue seleccionado para integrar el Juzgado Federal de La Plata
Ramos Padilla, el mejor de la terna
Pese al embate macrista, el juez quedó primero en la lista del Consejo de la Magistratura. El Ejecutivo intentará nombrarlo en otro cargo.
Alejo Ramos Padilla, juez federal de Dolores, lleva la causa por la red de espionaje paraestatal.Alejo Ramos Padilla, juez federal de Dolores, lleva la causa por la red de espionaje paraestatal.Alejo Ramos Padilla, juez federal de Dolores, lleva la causa por la red de espionaje paraestatal.Alejo Ramos Padilla, juez federal de Dolores, lleva la causa por la red de espionaje paraestatal.Alejo Ramos Padilla, juez federal de Dolores, lleva la causa por la red de espionaje paraestatal.
Alejo Ramos Padilla, juez federal de Dolores, lleva la causa por la red de espionaje paraestatal. 
Imagen: Télam

El Consejo de la Magistratura elevó la terna para cubrir el cargo vacante en el Juzgado Federal 1 de La Plata, con competencia electoral. Pese a la embestida del gobierno de Mauricio Macri para destituirlo, el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, quedó primero en la nómina, seguido por Jorge Di Lorenzo y Laureano Durán, más afín a Cambiemos. Los tres se presentaron ante el Consejo, que aprobó el dictamen con el orden de mérito elaborado por la comisión de selección de magistrados. Ahora el Presidente deberá elegir entre los tres nominados para enviar el pliego de uno de ellos al Senado. Fuentes de la Casa Rosada deslizaban que propondrían a Ramos Padilla para ocupar otro cargo y así correrlo de ese lugar de alta sensibilidad política.

El juez federal de Dolores quedó en el centro de la escena desde febrero a raíz de la investigación sobre la megared de espionaje ilegal y extorsión que salpica a agentes de inteligencia, funcionarios judiciales, dirigentes políticos del oficialismo y periodistas, entre otros. Por esa causa, el macrismo impulsó una denuncia contra el magistrado en el Consejo, que actualmente lleva adelante el diputado y consejero del PRO Pablo Tonelli.

“Es un concurso que lleva años, la vacante está desde el 2011. Hoy vengo a presentarme en la segunda entrevista. No creo que se pueda hacer ninguna clase de especulaciones”, dijo el juez Ramos Padilla, ayer, antes de ingresar al edificio de Libertad 731.

Desde las 10.30, el pleno de los consejeros entrevistó a cada uno de los jueces que fueron confirmados en la terna por la Comisión de Selección de Magistrados de la institución. En un dictamen emitido la semana pasada, aprobado por unanimidad y firmado por el presidente de esa comisión, el juez de primera instancia Juan Manuel Culotta, y los consejeros Alberto Lugones y Pablo Tonelli, la comisión ubicó a los jueces a partir de un orden de mérito que lo posicionó a Ramos Padilla en primer lugar, seguido por Di Lorenzo y Duran. Además de la lista de titulares, se elaboró la lista complementaria integrada por Roberto Boico, Diego Isasa, Matías Alejandro Latino, Andrés Salazar Lea Plaza y Domingo Esteban Montanaro. En el caso de Boico, el consejero Ricardo Recondo se abstuvo.

Ahora, es el Poder Ejecutivo el que tiene la última palabra en la selección del candidato, que deberá ser ratificado por el Senado. Debido al impulso que Ramos Padilla le imprimió a la investigación sobre la red de espionaje ilegal, fuentes del macrismo descontaban que Macri no lo elegirá. Por pedido expreso del ministro de Justicia, Germán Garavano, el representante del PEN en el Consejo, Juan Bautista Mahiques, le presentó una denuncia por “falta de imparcialidad”. Le achacaron especialmente haber asistido a dar un informe a la Comisión de Libertad de Expresión de la Cámara baja, convocado por su presidente Leopoldo Moreau y diputados de la oposición.

Para encontrarle una salida elegante, en el oficialismo estaban evaluando proponer a Ramos Padilla para cubrir una de las vacantes que existen en los tribunales orales en lo Criminal y Correccional de Capital Federal, lugares de mucha menor sensibilidad política.

El Juzgado 1 de La Plata es un tribunal estratégico ya que, al tener competencia electoral en toda la provincia de Buenos Aires, es el que debe intervenir ante posibles controversias en los comicios del principal distrito del país: desde la presentación de listas, las impugnaciones y la aprobación del financiamiento partidario, hasta las denuncias por fraude y los cuestionamientos a los resultados electorales.

El juzgado está vacante desde el fallecimiento de Manuel Blanco en 2009, pero fue ocupado en forma provisoria por la jueza federal María Servini, luego por el magistrado de La Plata Adolfo Ziulu y, durante las últimas elecciones, por el juez federal de Tres de Febrero, Juan Manuel Culotta, hoy integrante del Consejo y a cargo de la Comisión de Selección.

Desde noviembre pasado, Ziulu subroga ese juzgado, y todo indica que continuará haciéndolo durante las próximas elecciones, ya que desde el Consejo de la Magistratura las fuentes consultadas aseguran que “no dan los tiempos para cubrir definitivamente la vacante antes de octubre”.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ