Los maestros están de paro desde el inicio del ciclo lectivo, el 6 de marzo
El drama educativo en Chaco
Salvo por 5 días de conciliación obligatoria, los docentes llevan más de 60 jornadas sin clases, en reclamo de aumento salarial. El sueldo inicial no llega a los 14 mil pesos en mano. Son de los peores pagos del país y tienen tres años de pérdida de poder adquisitivo.
Los banderazos y las movilizaciones docentes se multiplican en toda la provincia.Los banderazos y las movilizaciones docentes se multiplican en toda la provincia.Los banderazos y las movilizaciones docentes se multiplican en toda la provincia.Los banderazos y las movilizaciones docentes se multiplican en toda la provincia.Los banderazos y las movilizaciones docentes se multiplican en toda la provincia.
Los banderazos y las movilizaciones docentes se multiplican en toda la provincia. 

En Chaco todavía no empezaron las clases. Los docentes están de paro desde el 6 marzo –con excepción de 5 días en los que debieron cumplir una conciliación obligatoria-, en reclamo de un aumento salarial. Los maestros de la provincia están entre los peor pagos del país: tienen un sueldo inicial en mano que no llega a los 14 mil pesos y con una antigüedad de diez años, cobran un poco más de 16 mil. Los reclamos están incluyendo acampes, banderazos en las rutas, marchas y acciones judiciales.

El gobernador Domingo Peppo estableció una recomposición de los sueldos por decreto del 29 por ciento, en tres cuotas, que los docentes rechazan por insuficiente frente la inflación.

La situación muestra las consecuencias de la eliminación de la paritaria nacional, el ámbito donde los gremios docentes fijaban con la Casa Rosada el salario inicial, los fondos que el gobierno destinaba a las provincias para que pudieran garantizar su pago y el monto del incentivo docente, destinado a mejorar los sueldos. Cambiemos suspendió esa mesa de negociación en 2017, y en 2018 el presidente Mauricio Macri directamente la eliminó por decreto.

Sin el respaldo de la Nación, cada provincia pasó a pagar lo que quiere o puede. En 2017 el aumento salarial de los maestros chaqueños fue del 7,5 por ciento y en 2018 del 10 por ciento. Este es el tercer año con los ingresos ajustados y eso se refleja en la fuerte adhesión que está teniendo el plan de lucha impulsado por el Frente Gremial que reúne a cuatro sindicatos docentes del distrito y a maestros autoconvocados.

Página/12 habló sobre la situación con el titular de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTRE – Ctera), Carlos Cuevas. ”Este es el tercer año de pérdida en los salarios. En 2017 los docentes lo cubrieron gastando lo que podían tener de ahorro; para 2018 lo que les quedó fue tomar deuda de mutuales, financieras y del mismo Banco del Chaco, por el que cobramos los salarios. En 2019 está endeudado y no puede hacerse cargo de la deuda. Por eso están tan activos. El dinero no alcanza para llegar al 15 porque el banco va debitando directamente del salario la deuda”.

Cuevas agregó que “los docentes están en la calle constantemente, y en la ruta. Como Frente Gremial con otros tres sindicatos más, las medidas se cumplen en todas las localidades como si fuese algo sincronizado, que nos sorprende nosotros mismos. Si llamamos a hacer un banderazo en la ruta a las diez de la mañana, salen en todos los pueblos”.

En el frente gremial están ATECH, UTRE-CTERA, SITECH y SADOP. Sonia Mora, secretaria general del Sadop Chaco, dijo que “la comunidad no sabe que las escuelas privadas no paga mejores sueldos a sus docentes. Sean subvencionadas o no, fijan los salarios tomando el inicial de la provincia”.

El 1 de abril, como respuesta a los paros la gobernación declaró por decreto la emergencia educativa. En las consideraciones del decreto alegó como motivo de la medida la suspensión de las clases. Los sindicatos lograron frenar la aplicación de la emergencia (que apuntaba a diluir las medidas de fuerza) con un pedido cautelar ante la justicia, que les otorgó el amparo. Esto porque hay una ley provincial que específicamente dice que las autoridades no pueden declarar la emergencia educativa dictada por huelgas que estén legalmente reconocidos.

“Tuvimos la primera reunión paritaria el 28 de febrero, que resultó ser la primera y la única. En ese encuentro no hubo negociación, sino que nos comunicaron cuál iba ser el aumento. Luego el gobernador sacó un decreto confirmando que tendríamos un aumento del 10 por ciento en marzo y tres cuotas del 4 por ciento, en junio, agosto y octubre. En total, como eran cuotas acumulativas, daba casi un 24 por ciento de suba. Se anunciaron medidas de fuerza y la gobernación anunció públicamente, pero sin convocarnos, que nos iban a dar además un 5 por ciento en diciembre… es decir un mejora para el año que viene, que ni siquiera iba a pagar esta gestión. Lo rechazamos. Después dictaron la conciliación obligatoria, en el marco de la que ofrecieron el 10 por ciento en marzo y dos cuotas de 8,5 junio y 8,5 en septiembre, que acumuladas implican un 29 por ciento. Ese el mayor porcentaje ofertado. Nosotros pedimos que adelantaran todos lo pagos al primer trimestre del año y se comprometieran a una revisión en julio y octubre”, agregó Cuevas. El dirigente responsabilizó del conflicto tanto a la Nación como a la provincia. “Nación redujo los fondos que mandaba a Chaco. Pero la gobernación tampoco cumple con la Constitución de la provincia, que fija que debe destinar como mínimo el 33 por ciento de sus ingresos a la Educación”:

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ