San Patricio, la catedral de Nueva York
Dos bidones llenos de nafta

Un hombre fue detenido en la noche del miércoles cuando intentaba entrar cargado con dos bidones de nafta y dos encendedores en la catedral de San Patricio de Nueva York. El individuo, de 37 años, residente en la vecina Nueva Jersey, fue visto por un guardia de seguridad, que le impidió la entrada y alertó a dos agentes que se encontraban frente al templo.

Según las autoridades, el hombre dijo a los policías que simplemente pretendía atravesar la catedral para llegar a su vehículo, que estaba estacionado cerca y que se había quedado sin combustible. Los agentes, sin embargo, comprobaron que el auto sí tenía gasolina y, dado que las respuestas del hombre eran poco convincentes, decidieron su arresto.

El comisario adjunto de Inteligencia y Antiterrorismo, John Miller, aseguró en una conferencia de prensa que la situación era “muy sospechosa”, sobre todo al producirse dos días después del devastador incendio que afectó a la catedral de Notre Dame en París.

Cuando fue detenido, el hombre portaba dos bidones de nafta de dos galones (7,5 litros) cada uno, dos botellas de líquido para encendedores y dos grandes mecheros como los que habitualmente se usan en cocinas. Luego se recuperó un tercer bidón de gasolina dentro de su vehículo.

El hombre fue trasladado a una comisaria para ser interrogado y, a priori, no hay indicaciones de que el suceso pudiese ser de tipo terrorista, según dijo Miller.

Las autoridades no hicieron pública la identidad del arrestado, pero medios locales lo identificaron como Marc Lamparello, un estudiante de doctorado en Filosofía en la ciudad, citando a fuentes policiales. Ayer, el diario New York Post informó de que el individuo tenía comprado un billete de ida con destino a Roma para esta noche. Además, según este medio, Lamparello había tenido un encontronazo con la Policía la semana pasada en Nueva Jersey, cuando se negó a abandonar una iglesia en la localidad de Newark a la hora del cierre, alegando que quería rezar.

Lamparello fue tratado en el pasado por problemas psiquiátricos y sus familiares dijeron que actualmente no está tomando ninguna medicación.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ