El verdadero origen del reactor nuclear para Arabia Saudita
Relaciones forjadas bajo otro proyecto
El acercamiento a los países árabes, que el Gobierno exhibe como un logro propio, tuvo origen en el gobierno de Carlos Menem, luego consolidado por Néstor y Cristina Kirchner.

Arabia Saudita está a punto de inaugurar su primer reactor nuclear, hecho por la Argentina, según se informó en los últimos días. El gobierno intentó ligar estos resultados con la reunión privada que el presidente Macri mantuvo con el príncipe heredero del Reino de Arabia Saudita, Mohamed bin Salman, en oportunidad de la reunión anual del G20 realizada en Buenos Aires  en noviembre pasado. Durante ese encuentro, el visitante comunicó que en los próximos meses una delegación especial visitaría la Argentina para concretar inversiones en materia de energía, petroquímica y otros rubros.

Es necesario reivindicar, y es un acto de justicia, la absoluta pertenencia a los gobiernos peronistas de los mayores esfuerzos ante el mundo árabe para estrechar la cooperación con la Argentina. Muy especialmente, con Arabia Saudita, en materia de energía nuclear. 

El 29 de mayo de 1991 se realizó la Primera Misión Comercial a los Países de la Península Arábiga, organizada conjuntamente por el gobierno nacional, a través de la Secretaría de Industria y Comercio de la Nación, junto a la Cámara de Comercio Argentino Arabe (CCAA). El presidente Carlos Menem realizó su primer visita de Estado al Medio Oriente en mayo de 1992. La importante comitiva que lo acompañó a Arabia Saudita, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Qatar y Turquia, involucró al Canciller, el ministro de Defensa, altos mandos militares, senadores, diputados nacionales, funcionarios del área correspondiente de Cancillería y Economía y representantes del sector privado. Con altísima repercusión institucional y popular en cada país visitado, la misión argentina logró la implementación de la construcción de las dos grúas más grandes y sólidas del mundo en la ciudad de Yeddah, en el Mar Rojo, e Impsa percibió, durante la visita, una parte del precio total. 

El 3 de octubre de 1991, en reunión celebrada en Beirut, la Unión General de Cámaras de Comercio, Industria y Agricultura de los Países Arabes incorpora a la CCAA como miembro pleno. Con tal motivo, llega a nuestro país en agosto de 1992 una importante comitiva que acompaña al presidente de la Unión, Sheik Ismail Abu Daoud, De este modo, se transformó la CCAA en una institución cuyo Consejo de Administración se compone, de allí en más, de representantes argentinos y de los países árabes en igual proporción de importancia ejecutiva. 

Tanto la realización de la Primera Misión Comercial a los Países de la Península Arábiga (mayo de 1991), como el viaje del presidente Menem (mayo de 1992) y la incorporación de la CCAA a la Unión General  (agosto de 1992) dieron un nuevo ímpetu a la vinculación argentino saudita. También debemos recordar que la CCAA organizó en 1991, 1993 y 1995 las Exposiciones del Mundo Arabe en Argentina, de notable repercusión en los países árabes que enviaron delegaciones culturales y comerciales para cada evento. Y el intercambio comercial, hasta entonces nada significativo, comenzó a dinamizarse, alcanzando las exportaciones argentinas al reino saudita los 1163 millones de dólares en el año 2013. 

Ha sido notable la penetración lograda por nuestro país en un rubro de sensible repercusión estratégica, como lo es la energía nuclear. El gobierno nacional anunció el 26 de agosto de 2006 la reactivación del Plan Nuclear Argentino, un hito refundacional en la historia de la CNEA, que estableció un programa para el corto y mediano plazo sobre la base de dos ejes principales: 

La consolidación de la opción nuclear como fuente de generación eléctrica y la ampliación del desarrollo de las aplicaciones de la tecnología nuclear a la salud pública, el agro y la industria. Y la CNEA elaboró el plan estratégico 2010-2019, y entre sus actividades y funciones estableció: “Propender a la transferencia de tecnologías adquiridas, desarrolladas y patentadas por el organismo...” y “Establecer convenios de cooperación con terceros países para los distintos programas y para la investigación y el desarrollo de la tecnología correspondiente. 

En Riyadh, con fecha 2 de julio de 2011, se celebra entre el gobierno argentino y el gobierno de Arabia Saudita un “Acuerdo Bilateral de Cooperación paras los Usos Pacíficos de la Energía Nuclear”, con la empresa estatal saudí K.A.Care, ratificado por ley aprobatoria 26768 del 10 de octubre de 2012.

En el marco del acuerdo del año 2011, se crea en 2015, Invania, una empresa mixta entre la estatal saudí Tacnia, de innovación tecnológica y la rionegrina Invap. especializada en energía nuclear. Así,  Arabia Saudita asociado a la Argentina, están en la etapa final de la construcción de un reactor nuclear de investigación de baja potencia (LPRR por las siglas en inglés). Asimismo, se programa  la capacitación de estudiantes saudíes en nuestro Instituto Balseiro, al que ya asistieran técnicos y científicos argelinos y egipcios. con motivo de la instalación de dos centrales nucleares por parte de Invap en Argelia y Egipto. 

El CEO y gerente general de Invap, Héctor Otheguy, aseguró que la venta del reactor a Arabia Saudita implicó un ingreso de alrededor de 40 millones de dólares para la empresa estatal, no solo por el proyecto de construcción, sino también por los programas de capacitación y entrenamientos para los trabajadores saudíes. Cada uno de estos reactores (planean construir seis) apunta a generar 3.2 gigawatts de energía atómica 

El proyecto Carem, (Central Argentina de Elementos Modulares) es un proyecto de central nuclear de baja potencia (25 MW) con un diseño de última generación 100 por ciento argentino, capaz de proveer energía a pueblos y ciudades de hasta 120 mil habitantes, ideal para lugares desérticos. Y seguramente, luego de que el primer prototipo Carem sea emplazado en la localidad de Lima, Provincia de Buenos Aires, junto a las centrales Atucha I y II, se exportará a Arabia Saudita y otros países del Golfo Arábigo.

En 2005, Carem fue seleccionado entre una docena de proyectos de mayor interés a nivel mundial de reactores de esa franja de potencia, por una comisión de expertos convocada por el Departamento de Energía de los Estados Unidos. Su puesta a punto estaba programada para 2017, pero el actual gobierno la postergó; ahora se espera para 2020.

* Ex presidente de la Cámara de Comercio Argentino-Arabe.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ