Emprendimiento en la localidad bonaerense de De la Garma
Venden leche directo de la vaca

Como sucedió en 2001, ante el desabastecimiento que genera el acopio especulativo de las empresas alimenticias, pequeños productores comienzan a vender directamente al público. En la localidad bonaerense de De la Garma, una vecina dueña de un establecimiento con apenas diez vacas ofrece la leche cruda directamente al consumidor a un precio de 30 pesos el litro, por debajo incluso de los valores pactados por los tambos en el programa de productos “esenciales”, donde el fluido se ofrece entre 35,80 y 45 pesos en AMBA. La decisión, si bien podría enmarcarse en la autorización que le otorga el Código Alimentario Argentino (Anmat) para casos “donde no pueda abastecerse total o parcialmente a la población de leche pasteurizada”, existen riesgos y precauciones a tener en cuenta para su consumo. Lo más efectivo sigue siendo hervirla previo a su consumo.

Hace algunas semanas se conoció que, en medio de la situación de falta de oferta de leche en Precios Cuidados, varios tambos de localidades de Buenos Aires y Entre Ríos tuvieron la iniciativa de vender el fluido suelto al consumidor sin pasar por industrias que llevan a cabo el proceso de pasteurización. La explicación de los pequeños productores es que venden 10 pesos el litro de leche a la industria y luego en los supermercados se llega a ofrecer hasta a 60 pesos.  

Una productora bonaerense relató ayer en el programa Mañana Sylvestre que vende directamente al público unos 70 litros diarios de leche sin pasteurizar. Natalia, tal como se la presentó, vive a 480 kilómetros de Ciudad de Buenos Aires y ofrece el litro a 30 pesos en botellones de dos litros. “Mi papá trabaja en un campo cerca de De La Garma y el patrón le presta unas vacas de cría. Las fue domesticando y tenemos 10 en ordeñe, y vendemos leche a los habitantes del pueblo. Tenemos muchos más pedidos que otros años”, señaló la productora de De la Garma.

Consultado por PáginaI12, el ex subsecretario de Agricultura Juan Maceira explicó que el Anmat no permite vender leche cruda, pero la misma norma también habilita algunas excepciones. “En aquellas localidades donde no pueda abastecerse total o parcialmente a la población de leche pasteurizada y/o sometida a tratamiento térmico autorizado, las autoridades locales deberán solicitar a la autoridad sanitaria provincial la autorización correspondiente para su venta”, señala el artículo 556 bis (2014) de Anmat. “Cuanto menos debería solicitar permiso para el control en su localidad y advertir las condiciones del producto”, explicó Maceira. El principal riesgo es el de “escherichia coli”, que produce el Síndrome Urémico Hemolítico. “Es una enfermedad endémica ligada a los niños, que puede producir falla renal y hasta la muerte. También está el riesgo de la salmonella”, detalló el ex secretario de Agricultura.

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ