La cifra

191 por ciento del presupuesto asignado a Ciencia y Técnica gastó el macrismo en intereses de deuda en lo que va de 2019, de acuerdo con un informe de la Universidad de Avellaneda. Ayer, trabajadorxs de los organismos de Ciencia y Tecnología y de las Universidades junto con estudiantes, volvieron a marchar a Plaza de Mayo para denunciar “el cientificidio” en curso. El conflicto incluye a las 57 universidades nacionales donde se desempeñan alrededor de 180 mil docentes investigadorxs. El sistema de educación superior abarca la formación de casi dos millones de estudiantes y el 80 por ciento cursa en las universidades públicas, uno de los porcentajes más altos de América en el sistema público estatal. “Ese es el presente y el futuro de la Ciencia, la Tecnología y la Educación en el país si seguimos atados a esa verdadera bomba de succión que representa la deuda externa, ilegítima, fraudulenta, destinada a la timba financiera y la fuga de capitales, que impone que las políticas públicas se dicten desde las oficinas del FMI”, dijo la delegada del Inti y secretaria general de la CTAA Capital Regional Norte, Giselle Santana. El organismo, uno de los que participó en la movilización del jueves, enfrenta 265 despidos, un recorte presupuestario brutal y persecución política y sindical. 

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ