LE GANO 1 A 0 a MINEIRO Y PASO A LA FINAL DE LA CONMEBOL

Un belo horizonte para Central

Con gol de Carracedo en el primer tiempo, Central le ganó 1 a 0. Jugará la final de la Copa Conmebol con Santos o Sampaio Correa, el 7 de octubre en Brasil y el 21, la revancha, en Rosario.

0 ATL. MINEIRO: Emerson; Indio, Claudio, Neguette y Vítor; Bruno, Roberto, Lincoln, Juninho; Hernani y Valdir. DT: Carlos Alberto Torres.

1 CENTRAL: Buljubasich; Marra, Gerbaudo, Cuberas y Jara; Cappelletti, Daniele, Hugo González; Walter Gaitán y Carracedo; Bustos Montoya. DT: Edgardo Bauza.

Cancha: Mineirao de Belo Horizonte.

Arbitro: Mario Sánchez (Chile).

Goles: PT: 45m Carracedo (C).

Cambios: ST: Desde el inicio Claiton por Juninho (AM), 12m Flores Coronel por Bustos Montoya (C), 23m Rochi por Carracedo (C), 32m Alcir por Vítor (AM), 37m Calvo por Walter Gaitán (C), 39m Edilson por Roberto (AM),

Por Gabriel Pennise

desde Belo Horizonte

Central salió a agredir al Mineiro, y así creó la primera situación de gol: Gaitán en gran forma habilitó a Bustos Montoya que sacó un fuerte disparo que tocó el palo izquierdo de Emerson antes de perderse por la pista de atletismo que rodea al imponente Mineiro. El césped de la cancha fue cortado horas antes del enfrentamiento y de este modo el traslado de la pelota fue rápido y exigió dinamismo en el juego.

Central apretó al local, y así puso en práctica su mejor defensa. Intentó jugar siempre en terreno albinegro, y por momentos cumplió con su cometido. Central estuvo atento para recuperar el juego y fue preciso con la pelota, pero no tuvo peso en el área local.

La primera llegada de Mineiro fue un tiro libre de Vítor que Buljubasich despejó en gran forma al córner. En Central la desconcentración sólo fue —-desafortunadamente— atributo de Jara, el resto cumplió aplicadamente el libreto. Pero poco a poco el Mineiro comenzó a ganar terreno al hacerse del dominio de la pelota. Sin apabullar, el equipo brasilero comenzó a mandar.

El local necesitaba de doce toques para cruzar la media cancha. Fue muy cauteloso y no tenía la velocidad para sorprender a los auriazules. Mientras que Central siempre intentó atacar pero sin perder el control del partido. Carracedo no tuvo la suficiente fuerza para golpear arriba, pero con sus desbordes fue lo más claro de Central. En una de esas lo que empezó Carracedo terminó en Gerbaudo que encontró la pelota al borde del área chica y sacó un remate sin dirección en una chance clara para anotar. Central con la pelota llegó hasta el área, pero le faltó definición.

Mientras que el Mineiro se mostró perdido y confundido y casi nunca pudo inquietar a Buljubasich. Sin ufrir sobresalto, Central pasó el primer tiempo realizando "su" partido, con la autoridad suficiente para no dejarse atropellar. Justo en el epílogo del primer tiemppo, Central encontró lo que mereció: el gol. Una combinación entre Cappelletti y Marra concluyó en una asistencia para Carracedo que puso la pelota en el fondo del arco de Emerson.

De vuelta de los vestuarios, el local no pudo con su nerviosismo y salió desordenadamente en busca de la igualdad, y ahí el canalla encontró espacios para explotar su juego ofensivo. Y a tan sólo un minuto Carracedo tuvo en sus pies el segundo gol, pero por imprecisión lo dejó a su equipo con las ganas de gritar el segundo. Mientras que el Atlético Mineiro respondió con dos fuertes disparos de Indio, que controló muy bien Buljubasich.

Un centro de Valdir dejó sólo a Hernani ante el arquero auriazul y sacó un tiro desviado a metros del Tati. Increíblemente, después de que el árbitro chileno le negara un claro penal a favor de Carracedo, los locales desperdiciaron la igualdad en su oportunidad más clara.

Pero el equipo de Patón, con el gol a favor, no especuló y por lo tanto no retrocedió sus líneas ni sus ambiciones. Es por eso que su triunfo nunca estuvo el peligro. A pesar de los últimos minutos, en donde naturalmente el conjunto local debió arriesgar algo más de todo lo que no pudo hacer porque Central nunca lo dejó. La defensa auriazul, de la mano de Darío Marra, jugó su mejor partido. Buljubasich imperturbable, Jara ordenado, Cuberas generoso y Jara implacable, desterraron las esperanzas del Mineiro por llegar al gol.

De este modo Central escribió un nuevo capítulo a su libro de epopeyas, y nuevamente el Atlético Mineiro fue el partenaire de la historia. Ahora viene la final, y los canallas vuelven a ilusionarse con dar la vuelta como el 19 de diciembre del '95.