El Cicop le pidió al intendente de Chivilcoy que "priorice la salud pública"
De la rotonda de la burlas a las ratas y los murciélagos en el hospital

El intendente de Chivilcoy, centro de las burlas por la inauguración de una pequeña rotonda , fue duramente cuestionado por el sindicato de profesionales de la salud de la Provincia (CICOP), que destacó que mientras Guillermo Britos inauguraba la obra, el hospital Municipal al que le daba la espalda “se caía a pedazos” y estaba repleto de “alimañas”. A las paupérrimas condiciones edilicias del hospital se suma el deterioro en los Centros de Salud, donde denuncian que hay faltantes de insumos pero también de profesionales. “Los chivilcoyanos necesitamos acciones verdaderas y políticas serias para poder avanzar. El intendente Britos no se puede exponer con este tipo de acto”, destacaron en un comunicado.

Un día antes de sacarse la foto con la rotondita de la polémica, Britos anunció la supuesta modernización de las instalaciones del hospital. No obstante, los médicos denunciaron que en zonas de circulación de pacientes registraron murciélagos, ratas y otro tipo de animales, cuya presencia es “sumamente nocivas para la salud de los trabajadores, pacientes y vecinos”. “Las paredes están descascarados, las mamposterías se desprenden y los baños están clausurados”, agregó la Comisión Directiva de CICOP Seccional Chivilcoy.

Para Adrian Nivello, miembro del gremio, el mayor problema que están atravesando actualmente es el faltante de profesionales que brindan atención primaria en el municipio, luego de que Nación diera de baja un plan de médicos comunitarios a futuro. “El intendente debería absorver a esos profesionales. Se comprometió en ingresarlos a planta y aumentarles salarios pero no lo está cumpliendo. Hace una año que no reciben aumentos y hasta la fecha entraron sólo seis”, le contó a Página/12.

Nivello aseguró que con el presupuesto destinado a la rotonda, se podría haber terminado de construir los consultorios externos que se habían comenzado en la gestión anterior. “Pero encima compró una clínica privada vaya a saber para qué en lugar de terminarlos”, reforzó.

Los problemas en el hospital, mientras tanto, no están siendo atendidos por el municipio. "Estamos con respiradores de terapia intensiva que ya no reciben service porque cumplieron 10 años de utilización y no se compran nuevos y a los 6 meses del año no se ejecutan presupuestos para respiradores estando dentro del presupuesto", contó Nivello.

El sindicato quiere discutir con el intendente todos estos temas, pero Britos desconoce su representación. “Mínimamente, pedimos que recapacite y abra un espacio de negociación para sentarnos a discutir paritarias y manifestar nuestros reclamos de recomposición salarial, pases a planta y mejores condiciones de trabajo”.

Por último, sostuvieron: “Los tiempos que corren requieren de un intendente que priorice la salud pública con hechos concretos. Haciendo lo que hay que hacer para que haya aplausos en lugar de burlas”.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ