Principal RADAR NO Turismo Libros Futuro CASH Sátira
DINAR LINEAS AEREAS

LA LEY DEFICIT CERO NO ANIMO AL MERCADO. EL RIESGO PAIS CERRO EN 1571 PUNTOS
¿Y ahora qué más quieren en la city?

 

No hubo “lunes negro” pero el riesgo país apenas registró una leve baja luego de que el Senado transformara en ley el Déficit Cero. Página/12 consultó a financistas para saber a qué más aspiran. Dicen que el ajuste quedó a mitad de camino. Listado de los pedidos.

Por Claudio Zlotnik

Quien creyó que la aprobación del Déficit Cero barrería la mala onda en la city, se equivocó. El recorte de jubilaciones y salarios en la administración pública, además de la marcha atrás con rebajas de impuestos, apenas alcanzó para quebrar la racha ascendente del riesgo país, que no obstante continúa bien por encima de los 1500 puntos. Ayer cerró en los 1571, un nivel que hace imposible ilusionarse con el fin de la crisis, mientras que las acciones cayeron 0,9 por ciento. A pesar de la laboriosidad de los senadores que trabajaron de saco y corbata un domingo, alarmados de que un “lunes negro” bursátil complicara aun más la situación económica, la respuesta de los mercados fue más bien fría. No hubo “lunes negro”. Pero tampoco hay certezas de que se haya empezado a escribir una historia color rosa, totalmente distinta a la vivida en los últimos meses. Los financistas siguen reclamando pruebas de amor. No los conformó ni siquiera el ajuste más dramático que ningún gobierno haya encarado en la Argentina. Piden más. Más recortes en el gasto público, más privatizaciones, eliminaciones de subsidios, arancelamiento a las universidades públicas, más flexibilización laboral y romper con el Mercosur. Este es parte del menú. Según dicen los operadores y banqueros, entonces sí, después de estas reformas estructurales, la Argentina dejaría atrás la crisis y sólo le quedaría disfrutar de los buenos momentos. En ese contexto, la recaudación de julio habría caído un 8 por ciento respecto del mismo mes de 2000. Ya se sabe, a menor recaudación de la AFIP aumentan las chances de que Domingo Cavallo se vea obligado, ahora por ley, a profundizar el ajuste.
La euforia de los inversores duró pocos minutos. No bien se iniciaron los negocios en el recinto de 25 de Mayo y Sarmiento, a las 10 de la mañana, las acciones mostraron una suba promedio del 3 por ciento. Mientras, el riesgo país retrocedía 176 puntos hasta los 1439. Y los títulos públicos subían hasta un 10 por ciento. Estaba todo listo para la fiesta. Pero 15 minutos después el clima cambió y se pincharon las expectativas. Por la mente de los corredores se habrán sucedido las imágenes de lo ocurrido en el mercado después de los ajustes anteriores, de los sucesivos acuerdos con el Fondo, del blindaje y del megacanje. En aquellas oportunidades también hubo pronósticos de explosión bursátil y promesas que nunca se constataron en la vida real. En vez del “cuento de la buena pipa”, el de la Argentina de los últimos tres años se debería llamar “el cuento del círculo virtuoso”. Aquel por el cual si se elimina el déficit fiscal, bajan las tasas de interés, aumentan las inversiones y la economía debería crecer a un ritmo sostenido. Este escenario, previsto por los ortodoxos, nunca ocurrió. Ayer, la ley de Déficit Cero se sumó a la lista de los sinsabores.
Sin embargo, los financistas no se dan por vencido. Y siguen hurgando en el menú de la ortodoxia para proponer medidas que, esta vez sí, repiten, serían las necesarias para sortear la crisis. Con la pobre reacción de los mercados, Página/12 consultó ayer a banqueros y corredores de Bolsa para conocer las nuevas condiciones del mercado.
- Conseguir un nuevo crédito del Fondo Monetario para asegurar que se cumplirán con los pagos de los vencimientos de la deuda de este año y del próximo.
- Privatizar la banca públicas. De esa manera, ingresarían fondos frescos al Tesoro y se ayudaría a cumplir con el equilibrio fiscal.
- Reforma previsional. Se propone eliminar la Prestación Básica Universal (PBU), que en la actualidad es de 200 pesos. Con esta norma se asegura que no sólo bajen las jubilaciones actuales sino también las futuras. Además, se propone aumentar la edad jubilatoria de las mujeres. “Si vamos a default, los jubilados van a ganar mucho menos que 500 dólares”, justifican los financistas.
- Flexibilización Laboral. En la city quieren que las condiciones laborales sean discutidas a nivel de empresas.
- Nuevo ajuste en el gasto. Para los financistas, con la ley de Déficit Cero, el Gobierno se quedó a mitad de camino. En vez de achicar las erogaciones del Estado, tal como prometió inicialmente Domingo Cavallo, gran parte del último ajuste recaerá sobre el sector privado, a través de nuevos aumentos de impuestos (Ganancias, combustibles, a las transacciones financieras y aportes patronales). Por tal motivo, en el microcentro suscriben el estudio de FIEL, en el cual se establece que en el Estado sobran unos 94.850 empleados. E insisten con que Cavallo tome el control del PAMI y de la Anses para poner las cuentas en orden.
- Drástico repliegue del gasto político. Tomando el ejemplo de José Manuel de la Sota, en varios bancos impulsan la convocatoria a un plebiscito para poner a consideración la eliminación de puestos en el Congreso y en las distintas legislaturas.
- Negociación abierta con Estados Unidos. La Argentina debería unirse al NAFTA y así contar con el decidido respaldo del gobierno de George Bush. Para que ello ocurra, la mejor señal sería romper lazos con el Mercosur.
- Dolarización. Podría ser la alternativa válida para detener la corrida financiera. Adoptando el dólar, la Argentina licuaría las dudas sobre una devaluación, aunque ello no significa que no pueda caer en default.
- Universidades. Lisa y llanamente se reivindica el arancelamiento.
- Poder político. En línea con el reclamo de Eduardo Escasany en la última convención de banqueros, en la city quieren ver a un Gobierno con mano dura. Al respecto, De la Rúa tendrá un test hoy con las jornadas de protestas de los piqueteros.
Para los financistas, el último ajuste quedará diluido en poco tiempo. Hay quienes, incluso, pronostican que habrá un nuevo apretón dentro de pocos días ya que no hay signos que permitan avizorar una recuperación económica en el corto plazo. Signo del descrédito fue la cotización record que ayer tuvo el peso en el mercado de futuros: 1,52 por dólar.
En el mercado, piden más.

El cuerpo dolorido
“Con todos los ajustes se bajaron los salarios y aumentó la desocupación”, arrancó Domingo Cavallo, por lo que algunos pensaron que estaba admitiendo los efectos recesivos de su política. Pero no, el ministro dijo que esta vez no ocurrirá nada de eso, porque lo que propone el Gobierno “es una solución definitiva, ya que el sector público no seguirá aumentando la deuda”. Al participar del acto en que se entregaron planes de competitividad a los productores vitivinícolas, bananeros, yerbateros y de cítricos, Cavallo también admitió que “lamentablemente el cuerpo económico y social está dolorido e hipersensibilizado”, lo que torna más complicada la salida de la crisis “en comparación con la del efecto tequila”, concluyó.

 

Datos de la crisis

- El riesgo país cayó 41 puntos, hasta los 1571. El viernes había cerrado a 1615.
- Los bonos, que llegaron a subir 10 por ciento, tuvieron una pobre performance. El Brady FRB cayó 0,4% y el Global 2008 subió el 1,3.
- Las acciones bajaron 0,9 por ciento en promedio.
- La recaudación de julio habría caído 8 por ciento respecto del mismo mes de 2000.
- Domingo Cavallo volvió a criticar a los inversores extranjeros.
- Chrystian Colombo admitió que “no hay límites” para la baja de salarios.
- El jueves pasado (último dato disponible), los depósitos bancarios crecieron 119 millones.
- Ese día, los plazos fijos en pesos bajaron en 3 millones. Pero los dolarizados aumentaron en 23 millones.
- Desde que empezó la corrida, el miércoles 4, ya se fueron 5766 millones.
- La tasa interbancaria se pactó al 15 por ciento anual en pesos, 10 puntos por debajo del último viernes.
- Los pases activos totalizaron 1784,8 millones; 207 millones menos que el viernes pasado.

DECLARACIONES DE COLOMBO ANTE LA PRENSA EXTRANJERA
“No hay límites para la baja”

–¿Hay un límite para la baja de salarios de los empleados públicos?, preguntó ayer un corresponsal extranjero al jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, durante una rueda de prensa para medios del exterior.
–No hay un límite a la baja de salarios –respondió Colombo, seguramente pensando más en dar señales a los mercados que en el ánimo de los argentinos.
“La regla que nosotros fijamos implica que lo que se puede pagar es lo que se recauda; esto es una norma de comportamiento fiscal”, agregó. Pero, por las dudas alguien interpretara más recortes como sinónimo de más recesión, aclaró que “no va a ser necesario bajas adicionales si el programa económico funciona normalmente”.
Otras declaraciones del jefe de Gabinete frente a los medios de prensa extranjeros fueron las siguientes:
“¿A qué le puede temer un inversor? A que haya una devaluación sorpresiva, cosa que hemos dicho que en Argentina no vamos a hacer. La regla de convertibilidad la vamos a mantener. Puede temer a que no se pague la deuda externa, cosa que Argentina también ha dicho que va a cumplir y está tomando todas las medidas fiscales necesarias para garantizar el pago de la deuda.”
“No tiene ningún sentido postergar las elecciones. Justamente, los males de la democracia se curan con más elecciones en el mes de octubre, no con menos elecciones.”
“El gobierno del presidente De la Rúa es el primer gobierno en muchas décadas en Argentina que baja el nivel de gasto primario (antes del pago de intereses) de un Estado que en Argentina había crecido irracionalmente.”
“La famosa reunión de piqueteros no va a ser tan importante como aparece en los medios de prensa.”
“No sé si Economía tiene previsto pedir algún adelanto de desembolsos (del FMI), dependerá de la situación de Tesorería.”
“No hay ninguna renegociación de la deuda en marcha. Salvo en los libros de texto o en escritos de los académicos, no forma parte del mundo real.”

El FMI sigue apoyando
En reconocimiento por la aprobación de la ley de déficit cero, el director gerente del FMI, Horst Koehler, emitió ayer un comunicado de apoyo a la Argentina. “La implementación decisiva de estas medidas debería ayudar mucho a estabilizar la situación macroeconómica y a fortalecer la confianza”, resaltó la máxima autoridad del Fondo. El ajuste fiscal que hará el Gobierno no tiene precedentes en el país, y hasta excede lo que se había pactado con el FMI para el programa vigente. Tanto esfuerzo merecía al menos un comunicado del organismo. La actitud del Senado “demuestra la unidad política que respalda el compromiso de Argentina de mantener la disciplina fiscal”, afirmó Koehler.

ESTRATEGIA ANTE LA JUSTICIA
Las defensas preparadas

El Gobierno confiaba en que el Senado aprobara durante el fin de semana la ley de déficit cero. Por lo tanto, ya tenía preparado y ayer se publicó en el Boletín Oficial un decreto que define la estrategia de defensa legal frente a la eventual acumulación de querellas contra el recorte de salarios, jubilaciones y pago a proveedores. A través del decreto 960 se encomendó a los servicios jurídicos de los ministerios de Economía, Trabajo e Infraestructura la representación judicial del Estado en las causas ya promovidas o que pudieran promoverse por el ajuste.
De hecho, el juez laboral Roberto Pompa ya emitió un fallo de primera instancia que ordenó suspender el recorte de salarios y jubilaciones. La medida cautelar fue en respuesta a presentaciones de las tres centrales de trabajadores, las dos CGT y la CTA. El Gobierno apelará la medida cautelar. Y además se apuró en organizar todo el sistema de defensa ante las quejas de los afectados por el ajuste.
Se resolvió que “todos los organismos o entes del sector público nacional” tendrán apenas 6 horas para remitir a los cuerpos jurídicos que correspondan los antecedentes de las demandas que puedan recibir. La cartera de Trabajo se encargará de las acciones que recaigan en juzgados laborales, Infraestructura por la de los juzgados en lo Contencioso Administrativo y Economía por el resto de los juzgados.

 

PRINCIPAL