Carta de lectores

Trata

£El caso de los proxenetas de Rafaela sorprendió por las lujosas propiedades y la gran cantidad de bienes secuestrados, valuados en más de 15 millones de pesos. Lamentablemente, esas cifras millonarias no deberían llamar la atención: según organismos internacionales, la trata de personas es el tercer delito más rentable del mundo, detrás del tráfico de armas y del narcotráfico.

Entre 2008 y 2018, el Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Víctimas Damnificadas por el delito de Trata (PNR) del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, rescató y/o asistió a 13.384 víctimas. Éste no es el primer allanamiento que se realiza en Santa Fe: entre 2017 y 2018, el PNR rescató y/o asistió a 46 víctimas (de un total de 2731 en el país) en toda la provincia.

Sin embargo, más allá de los esfuerzos que el Estado nacional realiza para la lucha contra estos delitos, aún quedan varios desafíos que nos interpelan a seguir trabajando con mayor compromiso. Uno de ellos, quizás el principal, es garantizar una política de reparación a las víctimas de trata y explotación. Todos los bienes incautados, la ganancia que produce el delito a costa de la explotación de las víctimas, debe ser devuelto a ellas. Con este espíritu, el 22 de mayo pasado, el Senado de la Nación dio media sanción por unanimidad al proyecto que crea el "Fondo de Asistencia Directa a Víctimas de Trata", una herramienta clave para asistencia y reparación a las víctimas. Esperamos que la Cámara de Diputados prontamente lo trate en el recinto y lo convierta en Ley.

Ana Copes

Coordinadora del Comité Ejecutivo contra la Trata y Explotación de Personas

 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ