ALBÚMINA
Elogio a las fotorreporteras

Desde su creación a mediados de la década del 30, revista Life devino ícono del fotoperiodismo con sus noticias a golpe de vista, que entonces aprovechaban las oportunidades de la flamante cámara portátil de 35 milímetros. Decía el norteamericano Henry Luce, su fundador, que quería mostrar “la obra del hombre: sus pinturas, sus torres, sus descubrimientos”. Historias enmarcadas por ojos expertos que, con su enfoque innovador, retrataban y comentaban la actualidad.

De esos ensayos visuales que capturaron distintas realidades -desde la Gran Depresión hasta la Guerra de Vietnam, desde amas de casa en sus haceres cotidianos hasta soldados en conflictos bélicos-, rescata una muestra, recién inaugurada en Estados Unidos, la labor de mujeres fotoperiodistas. Más específicamente, las únicas 6 mujeres fotoperiodistas que, entre las décadas del 30 y del 70, en los 36 años que la publicación salió semanalmente, fueron contratadas full-time. “Mujeres que, en su gran mayoría, no han recibido el reconocimiento que justificarían sus más que meritorias obras”, según Marilyn Kushner, curadora de la exhibición Life: Six Women Photographers, que abrió en el Center for Women’s History de la New-York Historical Society.

No son las primeras fotoperiodistas de la historia, aclara raudamente Kushner; pero sí fueron una rareza en un ámbito vastamente dominado por tipos. “Cada vez que salían a tomar una foto, tenían a 10 hombres empujándolas, tratando de apartarlas. Pero ellas perseveraron en su objetivo: conseguir la mejor toma posible”, subraya MK, que ha rescatado de las arcas de Life imágenes inéditas, nunca antes publicadas, y otras que llegaron al papel. En total, más de 70 fotografías de la notable Margaret Bourke-White (su foto de la represa Fort Peck, en Montana, ilustró la histórica portada del primer número), de Hansel Mieth (conocida por documentar la vida de las clases obreras norteamericanas de los 30s y 40s), de Marie Hansen, de Martha Holmes, de Nina Leen, de Lisa Larsen (enviada a cubrir la visita del Mariscal Tito al Kremlin en 1956; y también, cómo no, la boda entre Jackie y Kennedy del ’53).

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ