Es el tercer Grand Slam que suma en el año en la categoría de tenis adaptado
Gustavo Fernández se coronó campeón de Wimbledon
Gustavo Fernández, primer singlista argentino de la historia en consagrarse en Wimbledon.Gustavo Fernández, primer singlista argentino de la historia en consagrarse en Wimbledon.Gustavo Fernández, primer singlista argentino de la historia en consagrarse en Wimbledon.Gustavo Fernández, primer singlista argentino de la historia en consagrarse en Wimbledon.Gustavo Fernández, primer singlista argentino de la historia en consagrarse en Wimbledon.
Gustavo Fernández, primer singlista argentino de la historia en consagrarse en Wimbledon. 
Imagen: AFP

Tres Grand Slams jugados en el año y tres ganados. El cordobés Gustavo Fernández se coronó este domingo en la categoría de tenis adaptado de Wimbledon al imponerse por 4-6, 6-3 y 6-2 ante el japonés Shingo Kunieda, confirmando que está disputando la mejor temporada de su carrera y quedando a un torneo de conseguir el Grand Slam (ganar los cuatro torneos mayores en un mismo año) en 2019.

Tras perder las finales de 2017 y 2018 (ambas ante el sueco Stefan Olsson), el de Río Tercero se pudo desquitar en esta edición de All England, transformándose en el primer argentino que se consagra como singlista en la Catedral del tenis. "Ganar Wimbledon es una absoluta locura. Aquellas finales estuvieron siempre en mi cabeza, sería de necio negarlas, pero sirvieron porque con la experiencia se aprende", expresó Fernández, quien volvió a ocupar por tercera vez el primer puesto del ranking mundial sobre sillas de ruedas, en poder de Kunieda hasta el momento.


"Ahora no entiendo muy bien lo que pasa, espero poder disfrutarlo cuando pase la adrenalina. Significa mucho y es difícil expresarlo con palabras", agregó el jugador de 25 años, quien ya había logrado festejar hace unos meses en el Abierto de Australia (ante Olsson) y Roland Garros (sobre el escocés Gordon Reid). Este fue el quinto Grand Slam que obtiene Fernández, campeón en París en 2016 y, un año más tarde, en Melbourne.

Al partido decisivo en el césped londinense, jugado sobre la cancha número tres del All England, Fernández llegaba con un historial desfavorable de siete victorias y 22 derrotas frente a Kunieda, al que sin embargo le había ganado este año por 6-3 y 6-2 en la final del Masters 1000 de París, sobre superficie dura.


Tras llevarse el primer set, el histórico japonés de 35 años (nueve veces campeón en Australia, siete en Roland Garros y seis en Estados Unidos) parecía encaminarse a una nueva victoria ante el cordobés. Sin embargo, de allí en más, Fernández exhibió un juego sólido en los últimos dos parciales y se adueñó del título después de dos horas y dos minutos de juego. Tras el error no forzado del asiático que definió la final, el Lobito lanzó un grito de desahogo para dar paso a un emocionado festejo junto al grupo de trabajo que lo acompañó en el complejo tenístico londinense.

El próximo objetivo del Lobito será la conquista del Abierto de Estados Unidos en septiembre para ingresar en la historia como ganador del Grand Slam. "No sé si voy a ganar 20 Grand Slams más, o uno, o ninguno de aquí en más. Por eso me enfocaré en seguir mejorando, en exprimirme al máximo para ser cada vez mejor", opinó Fernández, de cara a lo que se viene. "Si pienso sólo en hacer historia es fácil perderse, pero si confío en mí van a llegar muchas más cosas, y o importante es no perder el foco", sentenció.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ