El Panadero Ochoa dijo que "jamás" vendió entradas
Todo lo que encontraron en su casa
Ochoa quiso declarar sobre el allanamiento a su vivienda.Ochoa quiso declarar sobre el allanamiento a su vivienda.Ochoa quiso declarar sobre el allanamiento a su vivienda.Ochoa quiso declarar sobre el allanamiento a su vivienda.Ochoa quiso declarar sobre el allanamiento a su vivienda.
Ochoa quiso declarar sobre el allanamiento a su vivienda. 
Imagen: Andres Macera

"Jamás vendí una entrada", aseguró ayer el ex líder de la barrabrava de Newell`s, Diego "Panadero" Ochoa, quien pidió declarar sobre los objetos secuestrados de su vivienda, cuando fue detenido en agosto de 2013. También sollozó al recordar que su hija menor estuvo varios meses internada en neonatología, porque "casi se muere". Al mismo tiempo, refutó cada uno de los elementos que le achacó la Fiscalía y dijo que se lo acusa de manera "maliciosa".

Tras la agitada jornada del miércoles en la que dos ex barras declararon contra el imputado y contaron la interna detrás del paravalancha para evitar que vuelva el antecesor de Ochoa en la hinchada, Roberto "Pimpi" Caminos; ayer el fiscal Luis Schiappa Pietra llamó a declarar al jefe de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE) que realizó el allanamiento en la casa de Ochoa en 2013. "El equipo táctico rompió la puerta porque estaba blindada con un chapón de acero del lado de adentro. Era una casa dos pisos y en el superior estaba Ochoa, que no puso resistencia. Tenía un arma en la habitación, y otra en otro sector de la casa. Eran un calibre 40 y un 22. En la vivienda había un sistema de cámaras. Se secuestraron unos diez celulares, muchos papeles sobre Newell's, vainas servidas que dijo que eran de cuando le tirotearon la casa; una carta de Beto Godoy y en una mochila, abajo de la cama, había unos 100 mil pesos. Dijo que eran los ahorros de toda su vida", declaró el funcionario. Además, contó que encontraron -pero no se secuestraron- un centenar de camisetas del club, "con etiquetas y todo", además de equipos de gimnasia con los mismos colores. "Dijo que se las daban en el club", recordó el policía. También había entradas a partidos.

Según lo que se mostró en la audiencia de ayer, Ochoa era muy prolijo con sus papeles del club: tenía una agenda hecha a mano, en un cuaderno, con un listado telefónico. "Había nombres de dirigentes", dijo el testigo.

Tras la exhibición de todos los elementos secuestrados, Ochoa quiso explicar qué eran cada una de esas cosas. "Los celulares tienen factura porque los compramos para un emprendimiento de mi esposa, para venderlos en Facebook. Yo era legítimo tenedor de las armas, con papeles", aclaró. Sobre las entradas, dijo: "Agradezco a la Fiscalía que las haya traído, porque es la prueba de que jamás vendí una entrada, como dicen, las daba. Son sobrantes de partidos. Quieren demostrar que le daba entradas a una sola persona y tengo un montón de escuchas de personas que me llamaban para que les dé entradas. Le daba a una infinidad de gente".

Ochoa es juzgado desde el lunes pasado por instigar el asesinato de Pimpi Caminos.