El Brexit puede arrancar sin pasar por la Cámara de Diputados

Theresa May ganó un round

La primera ministra británica tiene la posibilidad de apelar la decisión que la obligaba a pedir la aprobación de los diputados para activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa. La Corte decidirá cerca de Año Nuevo, luego de cuatro días de audiencia.
El Big Ben y el Ojo de Londres, los símbolos de la capital británica.El Big Ben y el Ojo de Londres, los símbolos de la capital británica.El Big Ben y el Ojo de Londres, los símbolos de la capital británica.El Big Ben y el Ojo de Londres, los símbolos de la capital británica.El Big Ben y el Ojo de Londres, los símbolos de la capital británica.
El Big Ben y el Ojo de Londres, los símbolos de la capital británica. 
Imagen: EFE

Theresa May fue autorizada a apelar contra la decisión del Tribunal Supremo dictada la semana pasada por la cual el primer ministro debe solicitar la aprobación de los diputados para activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa, iniciando las conversaciones oficiales del Brexit.
El desafío comenzará el 5 de diciembre y se espera que dure cuatro días. Al completar las presentaciones legales, los jueces se reservarán su decisión a una fecha próxima “probablemente en el Año Nuevo”. Es la primera vez que los 11 jueces se sentarán para escuchar un caso.
El recurso de apelación proviene de un fallo el jueves pasado de tres jueces del Tribunal Superior que establece que el primer ministro no tiene poder para usar la prerrogativa real para activar el artículo 50 y comenzar el proceso de dos años de negociación de Brexit sin la previa autorización del Parlamento. Los abogados del gobierno habían sostenido que lo poderes prerrogativos eran una forma legítima de dar efecto “a la voluntad del pueblo” que votó por una clara mayoría a favor de dejar la Unión Europea en el referéndum de junio.
Pero Lord Thomas declaró: “El gobierno no tiene poder bajo la prerrogativa de la Corona de dar aviso de conformidad al artículo 50 para que el Reino Unido se retire de la Unión Europea”. El Lord Jefe de Justicia –sentado con el Maestro de los Rolls (el juez que preside la Corte de Apelación), Sir Terence Etherton– enfatizó que el tema era “una pura cuestión de ley”. “El tribunal no está preocupado y no expresa ninguna opinión sobre los méritos de abandonar la Unión Europea: eso es una cuestión política”, añadió.
La noticia de que el gobierno podrá apelar este fallo se produce cuando la primera ministra de Escocia, Nicola Sturgeon, lanzó una embestida legal contra el Gobierno del Reino Unido y ordenó al oficial más antiguo de la nación, el “Lord Advocate” (abogado de su majestad), presentar una solicitud formal ante la Corte Suprema para intervenir en el caso.
Sturgeon dijo que “simplemente no puede ser correcto que los derechos vinculados con la pertenencia a la Unión Europea puedan ser eliminados por el gobierno del Reino Unido a instancias de un primer ministro sin debate parlamentario, escrutinio o consentimiento”.
La primera ministra escocesa dijo que no entraría en los detalles de lo que el Lord Advocate argumentaría, algo que, en última instancia, dependerá de lo que el oficial judicial determine. Pero dejó en claro que cree personalmente que el gobierno del Reino Unido debería buscar la aprobación para activar el artículo 50 mediante el consentimiento parlamentario, no sólo en Westminster, sino también en Holyrood.
May anunció en la conferencia del Partido Conservador que tiene intención de activar el artículo 50 para fines de marzo de 2017. Esa decisión vio cómo “ciudadanos preocupados” de todos los sectores llevaban al gobierno a la Corte Suprema, con el principal reto planteado por el gerente de los fondos de inversión y la filántropa Gina Miller. En la declaración de ayer, la Corte Suprema dijo que “recibió la notificación formal de la intención del gobierno de apelar la decisión del Tribunal Superior” del 3 de noviembre.
Agregó que “el permiso para apelar ha sido concedido” por un panel de tres jueces –el presidente de la Corte Suprema, Lord Neuberger, Lord Mance y Lord Kerr– “y el caso ahora puede pasar a una audiencia completa”.
La Corte Suprema dispuso de cuatro días, del 5 al 8 de diciembre, para la audiencia. La declaración dice: “El número exacto de días y horarios dependerá de las presentaciones recibidas de las partes sobre los argumentos legales precisos a considerar, el número de intervenientes y  otros casos relacionados si se unieran a éste. Sin embargo, en esta etapa, esperamos que la audiencia pueda durar los cuatro días, desde el lunes 5 de diciembre. El tribunal también puede confirmar que los 11 jueces se sentarán en el panel considerando esta apelación, que estará presidida por lord Neuberger, presidente de la Corte Suprema. La Corte Suprema se sentará en su sala de audiencias más grande y pondrá a disposición un video en vivo en las otras dos salas del edificio para permitir que el mayor número de miembros del público pueda observar los procedimientos”.
“Debería agregarse que, como con todos los procedimientos de la Corte Suprema, esta apelación será transmitida en vivo en nuestro sitio web, de manera que no es necesario que las personas asistan al edificio personalmente para seguir la audiencia. La sentencia será reservada al final de esa audiencia y se conocerá en una fecha posterior, probablemente en el Año Nuevo”.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Páginal12.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ