La Cámara Penal confirmó la prisión de Alvarado
El capo narco quiere ser un preso común
El tribunal de Alzada rechazó planteos de la defensa para anular las pericias del celular del acusado del homicidio de Lucio Maldonado.
Esteban Alvarado se quejó de sus condiciones de detención.Esteban Alvarado se quejó de sus condiciones de detención.Esteban Alvarado se quejó de sus condiciones de detención.Esteban Alvarado se quejó de sus condiciones de detención.Esteban Alvarado se quejó de sus condiciones de detención.
Esteban Alvarado se quejó de sus condiciones de detención. 
Imagen: Sebastián Granata

La Cámara Penal rechazó planteos de la defensa de Esteban Alvarado sobre la pericia al celular del acusado, del que intentó deshacerse cuando fue detenido en Córdoba por el homicidio de Lucio Maldonado. Con su cliente en videoconferencia desde la Unidad 3, los abogados consideraron que la medida debía anularse porque no fueron notificados de que se realizaría, por lo que -como consecuencia- pidieron que se revoque la prisión preventiva del imputado por homicidio y asociación ilícita. Sin embargo, la Fiscalía apuntó a que la prisión fue dictada por otros motivos y antes de la pericial, por lo que aseguraron que la misma está firme. El camarista  Daniel Acosta confirmó la prisión y consideró que la prueba debe ser discutida en la instancia preliminar. El acusado quiso hablar y se quejó de las condiciones de detención como preso de alto perfil, en Piñero.

Alvarado está detenido desde febrero pasado. En principio quedó imputado por el homicidio de Maldonado, pero en junio los fiscales Matías Edery y Luis Schiappa Pietra le achacaron ser jefe de una asociación ilícita, entre agosto de 2018 y fines de abril de 2019, que generó ataques a edificios del Poder Judicial así como de personal del mismo, para amedrentarlos, y con el intento de sembrar sospechas sobre otras personas. En este caso, también fueron acusados policías que trabajaban con los investigadores.

La pericia sobre el teléfono móvil se realizó en Estados Unidos, y

según se quejó ayer la defensa, no fueron notificados de la medida.

Maldonado fue encontrado sin vida el 13 de noviembre de 2018 en la zona de Circunvalación y Oroño, con dos tiros en la nuca. Tres meses después, fue arrestado Alvarado, en un camping cercano a la localidad cordobesa de Embalse Río Tercero. Allí fue secuestrado su teléfono celular, pese a que lo arrojó a un lago.

La pericia para desbloquearlo y extraer datos del mismo se realizó en Estados Unidos, y según se quejó ayer la defensa, no fueron notificados de la medida, por lo que plantearon que ese acto debe ser declarado nulo y que en consecuencia su cliente no puede seguir en prisión preventiva. En tanto, la Fiscalía planteó que la medida, en la que se extrajeron audios de la red social Telegram, fue realizada luego del dictado de la prisión preventiva por el homicidio, y que cuando se le achacó la asociación ilícita -en junio- no se volvió a solicitar prisión porque estaba firme la resuelta en la acusación por el hecho anterior, en una audiencia de febrero.

La medida cuestionada permitió rescatar audios de la red social Telegram. Los mismos daban cuenta que el imputado determinaba a personas a su mando para disponer de recursos, tanto económicos y humanos, y así para llevar adelante las operaciones.

Tras la resolución, del otro lado de la pantalla, Alvarado sacó otro tema: "Hay 1800 personas en el penal y somos 5 en un solo pabellón. Tenemos restringida la visita y 3 horas menos que los otros reclusos. Además, nos dejan pasar solo un kilo y medio de comida. Quiero que me pongan como preso común", reclamó. El magistrado le dijo que para tratar ese tema sus abogados deben presentar un recurso de hábeas corpus.

 

 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ