La celebración de los 100 años de Rosa Roisinblit
“Mi gran deseo es saber dónde está mi hija"
La vicepresidenta de Abuelas de Plaza de Mayo fue homeneajada en su centenario. Bailó, cantó y les agradeció a todos los que la acompañaron.
Imagen: Sandra Cartasso

Comenzó a sonar el vals y Rosa Roisinblit se levantó de su silla de ruedas para bailar en el escenario junto a su nieto restituido, Guillermo Rodolfo Pérez Roisinblit. Parecía un cumpleaños de quince, pero era uno de cien: había fotos de Rosa con sus familiares y amigos, una torta enorme con muchas velas, una mesa de regalos con tarjetas y flores, un video con saludos de personas que no pudieron estar y, luego de brindar, la homenajeada cantó un tango y bailó con sus invitados. Entre algunos de los presentes estaban los nietos recuperados: Manuel Gonçalves -que tuvo a su cargo la conducción del evento-, Horacio Pietragalla, Juan Cabandié, Ezequiel Rochistein, Victoria Montenegro y además había bisnietos corriendo por todas partes. Rosa también estuvo, como siempre, junto a sus compañeras: las Abuelas. Entre ellas, estaban Estela de Carlotto, Vera Jarach, Alba Lanzilotto, Liliana "Chela" Fontana y también Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo LF.

“Hoy es un día muy emocionante, me da ternura porque la imposibilidad física que ella tiene no le impide venir a las reuniones todas las semanas, participar y expresar su pensamiento. Hoy está sorprendida porque no se esperaba una fiesta tan comunitaria. Están sus nietos y bisnietos, amigos y parientes que han venido de diferentes provincias”, dijo Estela de Carlotto a PáginaI12. Su nieto explicó que “ella esperaba un festejo tranquilo como todos los años en la sede de Abuelas, donde Raquel (Radío de Marizcurrena, fundadora de Madres de Plaza de Mayo) le hacía el chocolate con churros. Pero hoy es un festejo enorme y para seguir con la tradición y homenajear a Raquel (fallecida hace dos años) sostuvimos el mismo menú”.

En medio de los festejos, Roisinblit recibió el llamado de la ex presidenta CFK: “Tuve el gran honor de hablar con Cristina Fernández de Kirchner. Me llamó para felicitarme por mi cumpleaños y le agradecí por concederme esos minutos. Estoy muy contenta, hoy es un día de todas cosas contentas”, dijo la abuela centenaria que nació el 15 de agosto de 1919 en Moisés Ville, Santa Fé. Rosa Tarlovsky -su nombre de soltera- estudió y se graduó en la Universidad del Litoral con el título de Obstetra, luego vino a vivir a Buenos Aires, donde conoció a Benjamín Roinsinblit con quien se casó y tuvo a su única hija, Patricia. El 6 de octubre de 1978, Patricia embarazada de 8 meses junto a su hija de un año, Mariana Eva Pérez, y su compañero, fueron secuestrados por la dictadura. Rosa pudo recuperar a su nieto, nacido en la ESMA en 2000, cuando ya era vicepresidenta de Abuelas.

“Rosa dio toda su vida para encontrarnos a nosotros --dijo Pietragalla--. A su nieto lo encontró hace 19 años, sin embargo sigue en Abuelas hasta el día de hoy en el que cumple 100. Es un ejemplo de lucha”, subrayó.

El nieto de Rosa, emocionado y con uno de sus hijos en brazos, dijo: “Mi abuela es una persona que admiro con profundidad. Tranquilamente podría haberse quedado en su casa llorando o lamentando la pérdida que tuvo y sin embargo viuda y sin su única hija, salió adelante, fue a buscar a otras que estaban en su situación y empezaron a luchar para encontrarnos”.

Cuando este diario le preguntó a Roisinblit cuál era su mayor deseo, no dudó: “Mi gran deseo es saber dónde está mi hija. Si ella estuviese conmigo no tendríamos esta reunión. No pasaría nada, estaría en mi casa, a lo mejor tejiendo para mis nietos y bisnietos. Pero hoy estoy muy contenta y agradecida por todas las personas que me están acompañando”.

Estela de Carlotto resaltó: “La emoción y la alegría que tenemos hoy va en concordancia con los tiempos que estamos viviendo en el orden político. La sonrisa que se nos dibuja otra vez en la cara es porque tenemos la esperanza de volver a tener, otra vez, un gobierno que nos quiera y nos respete”.

Informe: Melisa Molina.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ