Ocurrió el día de las PASO
Un extraño muñeco apareció en la celda de Nahir Galarza y sospechan de un intento de fuga
El muñeco tenía el tamaño de una persona y estaba vestido. Fue abierto un sumario para determinar si se trató de una broma o parte de un plan de evasión.
Nahir Galarza está detenida en la Unidad Penal de Mujeres de Paraná.Nahir Galarza está detenida en la Unidad Penal de Mujeres de Paraná.Nahir Galarza está detenida en la Unidad Penal de Mujeres de Paraná.Nahir Galarza está detenida en la Unidad Penal de Mujeres de Paraná.Nahir Galarza está detenida en la Unidad Penal de Mujeres de Paraná.
Nahir Galarza está detenida en la Unidad Penal de Mujeres de Paraná. 
Imagen: NA

Un extraño descubrimiento encendió la alarmas en la Unidad Penal de Mujeres de Paraná, cárcel en la que está recluida Nahír Galarza, la joven entrerriana presa con prisión perpetua por haber asesinado de dos balazos a Fernando Pastorizzo. Dos días después de que la Cámara de Casación Penal confirmara la sentencia en primera instancia por “homicidio culposo”, personal penitenciario encontró un muñeco de tamaño real, vestido con un pantalón y una campera con capucha en el interior de su celda.

Hasta el momento se desconocen los propósitos y circunstancias en las que fue armado el muñeco. La Justicia abrió un sumario que intenta determinar si planeaba fugarse el día de las PASO o si sólo se trataba de una broma. La principal hipótesis apunta a que iba a ser utilizado por la joven como instrumento de distracción para escapar de la cárcel durante las elecciones del domingo.

El 14 de agosto la Cámara resolvió mantener firme la condena en primera instancia por unanimidad. En el fallo de 44 páginas, la Cámara sostuvo que el fallo previo del tribunal entrerriano  “ha sido absolutamente clara en establecer que entre imputada (Galarza) y víctima (Pastorizzo) existía una relación de pareja en los términos de la ley penal”. El vínculo había sido negado por la defensa de la joven entrerriana en su estrategia judicial. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ