Encuentro del Presidente con gobernadores oficialistas
Un comensal ausente en la mesa de Macri
Cornejo faltó al almuerzo del Presidente con los gobernadores radicales y del PRO. El mandatario de Mendoza decidió tomar la mayor distancia posible respecto de Macri hasta que se hagan las elecciones en su provincia.
Macri y los gobernadores aliados siguieron discutiendo su estrategia electoral.Macri y los gobernadores aliados siguieron discutiendo su estrategia electoral.Macri y los gobernadores aliados siguieron discutiendo su estrategia electoral.Macri y los gobernadores aliados siguieron discutiendo su estrategia electoral.Macri y los gobernadores aliados siguieron discutiendo su estrategia electoral.
Macri y los gobernadores aliados siguieron discutiendo su estrategia electoral. 
Imagen: Télam

Con la ausencia estratégica de Alfredo Cornejo, el presidente Mauricio Macri recibió a los gobernadores de Cambiemos para seguir conversando sobre la estrategia electoral. Fue un almuerzo en Olivos, del que también participaron el compañero de fórmula, Miguel Angel Pichetto, y el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Cornejo no asistió porque viajó a Costa Rica (de vacaciones, según se comentaba en la UCR). El faltazo del gobernador de Mendoza no fue casual: su decisión táctica es alejarse lo más posible de Macri de aquí a las elecciones a gobernador en su provincia (que serán el 29 de septiembre) y a las generales de octubre, en donde él compite. 

El encuentro con los gobernadores de Cambiemos es otra estación en el subte que lleva a Macri hacia las elecciones de octubre, y que viene con demora. El Presidente tuvo una primera reunión el lunes con su mesa política, donde les anunció que creará un Comité de Acción Política de Juntos por el Cambio, que se reunirá todos los lunes y que integrarán también los gobernadores, que no fueron parte de ese cónclave. Se trata de un viejo reclamo de los radicales, que llega sobre el final del mandato de Macri.

Cuando les tocó el turno a los gobernadores para juntarse con el Presidente, no obstante, no estuvieron todos. Cornejo se excusó y viajó a Costa Rica, de vacaciones, según comentaban en el partido centenario. Otra versión indicaba que tenía un compromiso con la embajadora en Costa Rica, Patricia Giménez, que es mendocina. El gobernador combinó lo grato con lo deseable: mantenerse lo más lejos de una nueva foto con Macri. Desde la derrota en Mendoza del 11 de agosto, el gobernador definió una nueva estrategia, completamente separada de la campaña nacional. Incluso llegó a decir: "Yo no formo parte del Gobierno. La mayoría de las decisiones las tomó el Presidente en soledad".

Con los que no se dieron a la fuga, Macri compartió el almuerzo. Estuvieron el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales; el de Corrientes, Gustavo Valdés, además de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y el jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Además, estuvieron Frigerio, Pichetto y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, que sigue en su cargo pese a todos los rumores que corrieron desde las propias filas del oficialismo. Se sacaron una foto a pura sonrisa, pese a lo complejo de la charla que abordaron: cómo remontar la derrota de las PASO. En contraste con los gobernadores peronistas, los radicales no hicieron objeciones al paquete de medidas que lanzó Macri y que impacta sobre la recaudación de las provincias. A diferencia de otros encuentros, este terminó con todos saliendo con velocidad de Olivos y sin declaraciones a la prensa. 

Los radicales tuvieron después su propia reunión en el Comité nacional, donde Morales recibió a candidatos a legisladores de distintas provincias y presidente de comités. Allí también estuvo Valdés, además del jefe de la bancada de diputados Mario Negri y el de senadores, Luis Naidenoff. La estrategia del radicalismo en otros distritos no distará mucho de la de Cornejo: separarse lo más posible de Macri y reemplazar la campaña nacional por una local, quizás con métodos más tradicionales que los que utilizan Peña y Jaime Durán Barba. 

El encuentro de Macri con los radicales llegó en un momento muy agrio: además de perder a nivel nacional, el presidente arrastró a su espacio político en las tres provincias gobernadas por los radicales: Mendoza, Jujuy y Corrientes. Si bien a todos los correligionarios les preocupa esto por la pérdida de bancas en el Congreso que puede implicar, a Cornejo le preocupa el doble, dado que está cerca la elección a gobernador. No obstante, la estrategia del despegue de Macri será generalizada para los radicales, sobre todo en las provincias en las que tienen ellos mayor arrastre. También es probable que lo hagan en intendencias.  

El jueves habrá una nueva reunión entre macristas y correligionarios para seguir coordinando acciones de campaña. Será en la Rosada al mediodía. Por el gobierno, los recibirán Frigerio y Peña. Del radicalismo estarán nuevamente Morales y Valdés, y se sumarán Negri y Naidenoff. Será la tercera vez que reciben a los integrantes de la UCR en una misma semana. Toda una señal de que los tiempos cambiaron.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ