Viaje por los ríos invisibles de la identidad

La búsqueda de Da Silva en portuñol

Entre cervezas y risas compartidas, los artistas brasileños de Dona Zefinha y los rosarinos de Pato Mojado imaginaron "un divertido viaje por los ríos invisibles de nuestra identidad", y lo bautizaron Da Silva (el hijo de las Américas), un espectáculo que combina música, payasadas y teatro en dosis que generan tanta alegría como reflexión en públicos de todas las edades. Hoy, a las 20, en la sala Saulo Benavente (Alem 3084); mañana, a las 19, en Córdoba y San Martín y el sábado, a las 17, en la casa de la Cultura Alvear, son las últimas oportunidades para apreciar la mixtura que "asume su doble función: sirve como unión de culturas entre pueblos de de territorios distantes y realidades parecidas y como llave para abrir nuevas miradas que nos permitan salir de los dominios y las ideologías que nos traban y oprimen", según relataron colectivamente.

La obra cuenta la historia de Juan Pérez Da Silva, "el heredero de poco y nada, hombre común de futuro incierto. Da Silva cansado de su rutina de trabajar como esclavo para 'el dueño de todo esto', decide salir de su empleo, dejar su lugar de confort que lo aprisiona para intentar comprender el sentido de la vida". Orlângelo Leal, Paulo Orlando, Ângelo Márcio, Joelia Braga y Samuel Furtado, de Dona Zefinha, junto a Alejo Castillo, Pedro Agustín Jozami, María Franchi y Cesar Artero, de Pato Mojado, son los actores de este espectáculo que en pocos días llevará su propuesta a Brasil.

Durante el proceso de montaje, tanto en Rosario como en Ceará (Brasil),  "la oralidad se rebeló como rasgo destacado  en toda la obra de carácter bilingüe, las lenguas maternas: portugués y español, figurando codo a codo en un 'Portuñol' que nos aporta las diferencias y las similitudes del habla, en cuanto somos iguales y distintos en nuestro cotidiano", contaron los actores. Así, con rasgos lúdicos, "en este ambiente contemporáneo, pos‑colonial, es que la epopeya sucede, trayendo a colación discusiones como la subsistencia, la capacidad de resistencia y fuerza creadora para escapar de la esclavitud moderna y navegar con mas autonomía en los tortuosos caminos de la incertidumbre".

Cuando empezaron a idear la obra conjunta, se dieron cuenta que era ideal para el concurso Iberescena, que de hecho ganaron. Ese apoyo les permitió concretar este viaje.

La idea "fue surgiendo de forma muy genuina, en los momentos de trabajo, cuando la compañía Dona Zefinha articulaba funciones para Pato Mojado; también en los momentos de ocio, zapadas, a través de canciones e ideas. También compartiendo escena". Una parte del trabajo lo hicieron juntos, la estructura y el argumento, luego continuaron "trabajando a distancia", enviándose textos, material de estudio e ideas. Así también grabaron un CD con doce canciones del espectáculos ensambladas entre los dos grupos a la distancia.

 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ