La empresa Ibero Americana jaqueada por el tarifazo
Otra textil contra las cuerdas
Los trabajadores de la textil Ibero Americana reclaman el pago atrasado de salarios y aguinaldo y expresaron su temor al cierre de la empresa fundada en 1943. 

Los trabajadores de la textil Ibero Americana, ubicada en la localidad bonaerense de Ramos Mejía, reclaman el pago atrasado de salarios y aguinaldo y expresaron su temor al cierre de la empresa fundada en 1943. La planta, única que produce prendas de corderoy en el país, entró en crisis por la caída de la demanda y la suba de tarifas, lo que llevó a la compañía a acumular una deuda millonaria de luz y gas.

La compañía tiene trabajadores mensualizados afiliados al Sindicato de Empleados Textiles de la Industria y Afines (Setia) y quincenales, representados por la Asociación Obrera Textil (AOT), y con todos mantiene deudas. A los afiliados a AOT la firma les debe tres quincenas y el medio aguinaldo completo mientras que a los representados por el SETIA les adeuda una parte del salario de julio, el total de agosto y el 50 por ciento del medio aguinaldo.

La compañía comenzó a tener problemas en 2016, cuando la producción cayó un 40 por ciento interanual, según datos de la municipalidad de La Matanza. Ibero Americana llegó a trabajar tres turnos de ocho horas hasta diciembre de 2015. En agosto de 2018 tenía 140 trabajadores y ahora quedan 103 que temen por la continuidad de sus puestos.

“Los trabajadores hoy no tenemos para cargar la SUBE o para comprar una garrafa y muchos compañeros están cocinando a leña”, declaró Cristian Mieres, delegado de la Asociación Obrera Textil, al medio Anticipos de Morón.

"La fábrica no está cerrada. Estamos todos, pero no hay materia prima para trabajar. Los clientes retiraron mercadería que había que procesar y no se hizo por la falta de gas. Estuvimos un mes sin gas. Pero la gente si no cobra no va a trabajar", agregó otra trabajadora de la fábrica.

Textil Ibero Americana es la única compañía que produce corderoy rígido y elastizado en la Argentina, y además se dedica a la elaboración de gabardina -Tela fuerte y tupida de lana o algodón, trama en diagonal y diferentes grosores- y denim, un tejido empleado en la confección de ropa de trabajo. La planta tiene tradición algodonera y elabora mezclas con fibras sintéticas y elastoméricas; además, realiza procesos de preparación de hilado, tejeduría, tintorería y acabado de telas, según su página web.

La industria textil perdió casi 9.000 puestos de trabajo en todo el país en los últimos tres años como consecuencia del cierre de plantas de producción y de la reducción de personal por la caída de la demanda en el mercado interno y el ingreso de productos importados, según datos de la Asociación Obrera Textil. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ