Fadeeac denunció que hubo aumentos a pesar del congelamiento de precios y que hay desabastecimiento
Descalabro en el transporte de cargas por falta de gasoil
La entidad de los transportistas de carga le reclamó al gobierno un ordenamiento de la actividad, por un congelamiento que no se cumple y que complicó las normas de abastecimiento. 

Los transportistas de carga denunciaron un "descalabro" en la cadena comercial a raíz del congelamiento del precio de los combustibles dispuesto por el gobierno nacional, ya que a partir del mismo se producen situaciones de desabastecimiento en algunos casos, y aumentos del 10% en el precio del gasoil en las últimas semanas. "Reclamamos al gobierno políticas que ayuden a preservar la actividad; y a las refinadoras de gasoil el normal abastecimiento y el retroceso de los precios" en los casos de aumentos por modificación en las condiciones de venta, advierte una comunicación de Fadeeac, la poderosa entidad que agrupa a los autotransportistas de carga de todo el país. 

El aumento del precio del gasoil en las últimas semanas, pasando por encima del anuncio oficial del congelamiento de precios por 90 días, "está generando un descalabro en la cadena comercial", porque otros eslabones rechazan el incremento de las tarifas de los fletes aduciendo el supuesto beneficio para los transportistas.

El sector, además, se ve afectado por el desabastecimiento de combustible, la reducción de los descuentos que le reconocían las refinadoras a las empresas transportistas, así como de los cupos de venta exclusivos. Pero el congelamiento dispuesto por decreto cambió las condiciones de mercado y desató los mencionados conflictos, se quejan los transportistas.

El Decreto 601/19 congeló los precios de los combustibles en surtidor, lo que les permitió a las empresas refinadoras y comercializadoras de gas oil aumentar las ventas que se efectúan de manera directa o por otros medios de comercialización. El autotransporte de cargas, en su gran mayoría, compra el gasoil a través de mecanismos como tarjetas propias de las empresas comercializadoras, sobre las que se aplicaron ajustes en los valores que superan hasta en un 5% el precio en surtidor, dijo la entidad en un comunicado de prensa.

En tanto, las medianas y grandes empresas de transporte que consumen gasoil en importantes cantidades o a granel, que naturalmente tienen un valor menor que el de surtidor debido a que no cuenta con costos de comercialización, se vieron afectadas con aumentos que rondan el 10%. "Como si estos incrementos fueran poco, las empresas refinadoras redujeron los cupos de entrega tanto a quienes consumen a granel -que ahora llegan a un tercio de lo que normalmente entregaban- como a las estaciones de servicios propias de su marca, donde las empresas chicas cargan gas oil con los mecanismos de tarjeta mencionados", se quejó la entidad.

Una de las consecuencias es el desabastecimiento, y que algunas compañías deban comprar en surtidor complica aún más la posibilidad de que haya combustible suficiente, agregó la FADEEAC. "Las autoridades desconocen que las empresas no pueden cambiar el sistema de compra de este insumo ya que, si todos los camiones se vuelcan a cargar en surtidor, las estaciones de servicio colapsarían", advirtió Fadeeac.

"Este escenario tiene un elemento más que pone en riesgo la vida de las empresas del transporte: muchos clientes o dadores de carga manifiestan que el precio del combustible se encuentra congelado , por lo que no reconocen los mayores costos por ese ítem e impiden el normal funcionamiento del sector", señaló la entidad.

La incidencia del costo del combustible en el costo total de la actividad supera el 36 por ciento promedio, indican desde Fadeeac.  Los transportistas de carga reclama un urgente ordenamiento del mercado de combustibles, un "sinceramiento" del precio en forma urgente para evitar la actual discrepancia entre el anuncio oficial y la realidad frente al surtidor, y la unificación de los valores en todo el país. 


Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ