Central no generó peligro y empató en Santa Fe con Unión sin goles
Otro empate consolida el mal momento canaya
Zabala volvió a tener una mala noche y Cocca lo reemplazó cuando faltaban 30 minutos para el final.Zabala volvió a tener una mala noche y Cocca lo reemplazó cuando faltaban 30 minutos para el final.Zabala volvió a tener una mala noche y Cocca lo reemplazó cuando faltaban 30 minutos para el final.Zabala volvió a tener una mala noche y Cocca lo reemplazó cuando faltaban 30 minutos para el final.Zabala volvió a tener una mala noche y Cocca lo reemplazó cuando faltaban 30 minutos para el final.
Zabala volvió a tener una mala noche y Cocca lo reemplazó cuando faltaban 30 minutos para el final. 
Imagen: Jose Almeida

 

0 Unión: Peano 6; Martínez 6, Gómez Andrade 6, Corvalán 5, Milo 6; Bonifacio 5, Elías 5, Méndez 6, Cavallaro 6; Mazzola 6, Bou 6. DT: Leonardo Madelón

0 Central: Ledesma 7; Molina 5, Caruzzo 5, Novaretti 5, Britez 5; Rius 6, Gil 5, Rinaudo 6, Zabala 4; Gamba 5; Riaño 4. DT: Diego Cocca.

Cambios: ST: 14m Colazo por Zabala (C), 20m Troyansky por Mazzola (U), 22m Pereyra por Gil (C), 28m Ribas por Gamba (C) y Acevedo por Méndez (U) y 32m Comas por Cavallaro (U).

Arbitro: Pablo Echavarría.

Cancha: Unión

Central es un equipo que no juega para ganar. La conclusión apareció anoche en la capital provincial, en partido ante Unión, y no habla de falta de ganas de ir por la victoria. Es el juego que tiene el equipo de Diego Cocca el que lo mantiene lejos del triunfo. En el 15 de Abril no fue derrota porque otra vez Jeremías Ledesma tuvo atajadas relevantes y el rival careció de talentos que puedan marcar la diferencia. El empate sin goles dejó a los canayas con su quinta igualdad consecutiva, racha que lo postra a la zona roja de los promedios.

Central conserva las mejores intenciones pero sigue sin encontrar peso ofensivo. Ayer, en la primera parte, el equipo de Arroyito dominó a voluntad a un rival muy limitado de talento. Impuso ritmo y casi siempre la pelota fue de los canayas. Pero esos méritos fueron insuficientes para generar jugadas claras de gol sobre Peano.

Central atacó con preferencias por derecha, con Gamba como jugador más incisivo. Un cabezazo cruzado y desviado de Riaño y un remate de Rinaudo que se desvió en Milo, fue todo lo que logró concretar la ofensiva auriazul.

Pero los dos jugaron con ansiedad y el partido mereció la atención por la rapidez que los equipos iban de un área a la otra, al margen de las dificultades compartidas en el traslado del balón. Unión tuvo poco protagonismo, pero fue más agresivo. Bou lo perdió con un cabezazo apenas alto sobre el área chica y Ledesma le desvió un remate de gol a Mazzola, en proyeción sobre la izquierda.

En el complemento el tatengue se conformó con jugar de contragolpe ante un Central que permaneció sin hacer prevalecer su dominio del balón y del campo de juego. Pero el canaya entró en zona de riesgo cuando empezó a fallar con los pases en el mediocampo, generando así ataques sorpresivos del rival. Ledesma rechazó un remate de Bou que se desvió en Caruzzo y Martínez, en un tiro de esquina, no logró conectar la pelota sobre el segundo palo con todo el fondo auriazul superado.

Cocca sacó a Zabala y Gil para buscar la reacción con Colazo y Pereyra. Pero el equipo terminó de perder su forma, más allá de los esfuerzos de Ciro Rius por generar una acción de riesgo por derecha. El segundo tiempo se fue sin un remate al arco del canaya. Algunos centros y pelotas perdidas en el área de Unión, todo lo que logró en campo rival.

Unión, en cambio, dejó pasar el triunfo porque falló en cada uno de los contragolpes que sacó y cuando logró remates, Ledesma despejó el peligro. Aunque, a diferencia de Central, que consolida su mal momento por la falta de gol, ayer Unión tuvo el consuelo de romper con una racha de cuatro derrotas consecutivas.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ