Un "alivio" que se queda bastante corto

El bono debería ser de 14 mil pesos para compensar la inflación

De acuerdo a un informe del CEPA, los 5 mil pesos anunciados por el Gobierno solo cubren el 35 por ciento de la pérdida de poder adquisitivo del segundo semestre de 2019. "El bono tiene el mismo valor nominal que hace un año, cuando la inflación interanual acumula 55%", señalaron.

El Gobierno anunció un bono que ni siquiera recompone el salario. Tras el anuncio del pago de 5 mil pesos para los trabajadores del sector privado, un estudio del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) destaca que la cifra ni siquiera alcanza para cubrir la pérdida del poder adquivisito del segundo semestre de este año. 

El bono solo alcanzaría para reponer el 35 por ciento de lo que se perdió con la inflación de este período. "El efecto del incremento en las expectativas inflacionarias (que pasan de 40% a 55%) implica que si se quisiera equiparar el poder de compra habría que adosar en septiembre de 2019 la suma de 14.480 pesos", subraya. 

Fuente: CEPA


Además, el informe advierte que "el bono tiene el mismo valor nominal que hace un año, cuando la inflación interanual acumula 55%" y agrega: "Sólo cubre a asalariados registrados en relación de dependencia: quedan afuera los trabajadores no registrados y desocupados". Al no ser claro que es obligatorio, permite que muchos empleadores encuentren la manera de no pagarlo. El titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, ya adelantó que las empresas "que no pueden pagar, no van a pagar".

El presidente Mauricio Macri anunció esta mañana en Twitter que luego de un acuerdo con empresarios y sindicalistas, llagaron a un "acuerdo para pagar un bono de 5.000 pesos a los trabajadores del sector privado" . Sin embargo, la propia Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) dijo en un comunicado "que no habrá un bono, sino un aporte obligatorio de 5 mil pesos de recomposición salarial".

Los especialistas coinciden en que esta medida tiene muy poco de "bono". Desde el CEPA explican que "será no remunerativo, lo que permite para los empleadores aliviar su carga, pero deja de aportar a ANSES y Obras Sociales". Incluso, fue anunciado como un adelanto de futuros aumentos, lo que "quita su carácter extraordinario y significa que será absorbido por las próximas paritarias de cada sindicato".

El informe hace hincapié en la derrota que sufrieron los salarios frente a la inflación. Entre diciembre de 2015 y de 2019 la perdida llegaría a los 20 puntos, según la información del INDEC y del Instituto de Estadísticas de la Ciudad de Buenos Aires. Esto afecta directamente al PBI nacional, ya que el consumo representa al 65 por ciento del crecimiento. "Un retroceso en el poder adquisitivo sin dudas impacta negativamente en la evolución del mismo", remarca el CEPA.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ