Rafael Gutiérrez, integrante de la Corte Suprema provincial
"La inseguridad es una cuestión de Estado"
Al gobernador lo señaló como responsable de la crisis en política de prevención.
Gutiérrez dijo que "la situación es grave".Gutiérrez dijo que "la situación es grave".Gutiérrez dijo que "la situación es grave".Gutiérrez dijo que "la situación es grave".Gutiérrez dijo que "la situación es grave".
Gutiérrez dijo que "la situación es grave". 

El ministro de la Corte Suprema, Rafael Gutiérrez, dijo ayer que "la política de seguridad tiene que estar en mano de gente competente, que conozca el tema" y espera que el gobernador electo Omar Perotti "haga mejor las cosas" en la materia. La opinión sonó a crítica directa a Miguel Lifschitz y a su ministro Maximiliano Pullaro por la ola de violencia que escandaliza a Santa Fe. Al gobernador lo señaló como el responsable político de la crisis y acerca de Pullaro reiteró que su relación con el Poder Judicial "no existe". Gutiérrez coincidió que la escalada de crímenes, entraderas y robos revela una falla en la prevención de los delitos y justificó las dos marchas de protestas que se hicieron hasta la Casa Gris "La situación es grave. Acá nadie está exento de que le pase algo", alertó.

Lo que falla es la política de prevención y prevenir es responsabilidad del Poder Ejecutivo y de su "brazo armado" que es la Policía, explicó Gutiérrez. Los jueces actúan después de que ocurrieron los hechos. "La autoridad preventora es el Poder Ejecutivo. Que eso quede bien claro", insistió.

Le plantearon que una de las críticas a los jueces es el clásico de la puerta giratoria, que los detenidos entran y salen. "Si hay algún juez que libera a alguien que no corresponde que se haga responsable. Para eso están las partes en los juicios: el abogado defensor y el fiscal que lleva la acción adelante y si ve una irregularidad la tiene que denunciar", respondió.

Gutiérrez dijo que la crisis de seguridad que vive en Santa Fe "es grave" y contó que él mismo sufrió un ataque en su vehículo hace quince días.

-¿Quién fracasó? -le preguntaron.

-No quiero seguir hablando porque este gobierno (de Lifschitz) ya se está yendo. Espero que el que venga (el de Perotti) haga mejor las cosas -respondió.

-¿Es entendible la protesta de la ciudadanía?

-Por supuesto. Hoy el problema más importante es la falta de trabajo. Pero la inseguridad es una cuestión de Estado. Es fundamental la lucha contra el narcotráfico.

La ronda de preguntas siguió con otro clásico, su entredicho con Pullaro. "No quiero hablar de alguien que se está yendo" del Ministerio de Seguridad. "No quiero perder el tiempo con un inexistente", chicaneó.

Pullaro "no tiene ninguna relación con el Poder Judicial. Creo que sí la tiene con el fiscal general (Jorge Baclini), pero pregúntele a él. No tengo que hablar de algo que no me corresponde", ironizó.

"Más allá de lo que yo diga" de un ministro, "lo importante es combatir la inseguridad para garantía de todos los ciudadanos. Hay que trabajar en forma conjunta. Primero: la seguridad tiene que estar en mano de gente competente, que conozca del tema. Segundo: hay que hacer inteligencia, no para espiarnos a nosotros, sino para conocer la realidad" del territorio. El gobierno de la provincia se entera de las cosas por los medios, igual que los ciudadanos", concluyó.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ