EXPO CANNABIS: Todo lo que hay que saber
Hablemos de cannabis
Mientras el gobierno insiste con la criminalización  del consumo y asocia marihuana con narcotráfico, la información sobre diversos usos del/la cannabis circula. Hoy comienza la Expo Cannabis. Mientras tanto,  SOY recogió experiencias y usos tanto medicinales como eróticos. La lucha por la despenalización tiene una íntima relacionada con las luchas de la comunidad lgbttiq. 

A lo largo de 3 jornadas, que comienzan hoy, se esperan más de 25 mil personas para recorrer los stands de la Expo de Cannabis . Los visitantes podrán consultar por asesoría legal, médica y recibir orientación en torno al derecho y a la salud. Habrá exposición de trabajos científicos, puntos de encuentro con ONGs., podrán comprar artículos de cosmética y tecnología. Habrá conferencias y talleres con profesionales de la industria, la ciencia, la cultura de Argentina y del mundo. Se desarrollarán talleres para aprender a cultivar, elaborar aceites, cremas y alimentos. La planta de cannabis se utilizó por miles de años en distintas culturas alrededor del mundo para distintos fines, entre ellos, la medicina. El foco de la Expo estará puesto en los progresos del uso terapéutico, la regulación y las oportunidades económicas de una industria en crecimiento, aunque en la Argentina al cannabis se demonice desde el Estado con el plan de combate contra el narcotráfico sin criterio.


¿Qué prohibe la ley de drogas?

Sebastián Basalo, editor de la revista THC y organizador de la Expo, habló con SOY: “Lo que prohíbe la ley de drogas, la ley 23737, que se sancionó en 1989, es la siembre o cultivo, la tenencia y la comercialización del cannabis, con diferentes penas cada una. No prohíbe el consumo, pero al penalizar la tenencia hace imposible que no se penalice su uso. En el 2009 hubo un fallo por parte de la Corte Suprema que dictaminó que la tenencia de cannabis y de otras sustancias, sin diferenciarlas con precisión, cuando es para consumo personal no puede ser penalizada porque forma parte de las acciones privadas de los hombres y las mujeres (Art. 19 de la Constitución Nacional). Pero los fallos de la Corte no alcanzan para terminar con la penalización. Las fuerzas policiales cumplen con la ley, no con los fallos judiciales”.

¿Qué significa eso?

En la Argentina hay cada vez más usuarios criminalizados, son más de 25 mil, por tener sustancias ilegales. El juez los termina liberando de culpa, pero previamente pasaron por el circuito que va desde la detención, la demora en la comisaría, la elaboración de una causa penal hasta que un juez decida aplicar ese fallo de la Corte Suprema. Este fallo se hizo extensible, no solo para el consumo de cannabis sino también para el cultivo”.

Autocultivo e industria 

¿Qué enseñanzas nos ha dejado la despenalización en Uruguay?

El principal beneficio fue comprobar que, acá nomás, cruzando el charco, la regulación del mercado no generó problemas como el aumento del narcotráfico, sino los efectos contrarios. En los lugares donde se puede acceder al cannabis, en farmacias o en clubes, disminuyó el nivel de violencia callejera. En el país vecino se generaron políticas estatales de educación e información real y mecanismos de accesos a la sustancia, sacándole la carga simbólica que trae el consumo en un contexto de prohibición. Uruguay regula el mercado desde lo económico y no con las armas. En la Argentina se demoniza todo lo relacionado a esta planta curativa y terapéutica y sus derivados.

¿Existe una industria del cannabis?

El boom del autocultivo generó una demanda de productos de jardinería especializada en cannabis que posibilitó el surgimiento de nuevos fabricantes, distribuidores y comerciantes brindando oportunidades económicas a una industria en pleno crecimiento con el desarrollo de productos medicinales, de cosmética, gastronomía y hasta materiales de la construcción, papelería, productos textiles y de diseño. Uno de los objetivos de la Expo es acompañar el desarrollo de la industria cannábica a nivel nacional que se desarrollará en un evento especial para el sector empresarial. En Estados Unidos, la industria cannabis generó 27 mil millones de dólares en el 2017 y creó durante el año pasado más de 300 mil puestos de trabajo registrados. En Argentina se crearon 200 locales comerciales especializados en artículos cannábicos e herramientas para el cultivo, pero no es suficiente.

¿Hay una ley de cannabis medicinal?

“En Argentina existe la Ley de Cannabis Medicinal, sancionada en marzo del 2017 la cual permite a las familias que tengan epilepsia refractaria acceder a un programa en el cual pueden solicitar la importación de productos farmacéuticos a base de cannabis. La ley permite crear un registro para las personas que cultivan cannabis con fines medicinales que lamentablemente el Poder Ejecutivo cuando lo reglamentó no lo incluyó. La ley medicinal dice que la cannabis es una medicina pero les restringe el acceso, poniendo a un montón de familias frente a una situación de criminalidad y obligando a personas que cuentan con enfermedades severas a comprar cannabis en el mercado negro, con el riesgo de estar consumiendo un producto adulterado, dice Sebastián Basalo.

El jardín de la alegría: la unión de las luchas

En enero del 2010, en Usuhaia, se hizo el primer Festival Ají, un colectivo de diversidad sexual que se definía como social y latinoamericano porque luchaba por las mujeres y hombres trans, pero también por el libre cultivo de marihuana. Por eso el festival contó la presencia de la Revista THC, de cultura cannabica, donde un centenar de personas se acercaban para ver de qué se trataba la propuesta. 

Sebastián Basalo, habló en una video conferencia de la despenalización del consumo de marihuana e incentivó a la población fueguina para hacer su propio cultivo, privado, con la finalidad de terminar con el narcotráfico. En las paredes colgaban obras de Ioshua, poeta y militante gay del conurbano, que despertaron la curiosidad de los espectadores, también se exhibían pinturas de Lino Divas, La Wife, Anneta Fredoom, y Acampante. 

Mientras Basalo hablaba, el artista plástico Jorf realizaba una obra visual en vivo, algo parecido se espera en el cierre de la Expo de La Rural. La banda Momento de Ocio cerró el encuentro haciendo un reggae tras otro, al ritmo de las obras de Ioshua que se iban descolgando. Este fue el primer acto de visibilización por el derecho al cultivo libre y al consumo de marihuana en Tierra del Fuego en el que también participaron Marlen Wayar, representando el primer periódico travesti-trans El Teje, Miss Bolivia, Vicky Veganito, entre otrxs. 

El activismo por los Derechos Humanos abarca la interseccionalidad de género, raza y clase; y la lucha por la despenalización y el libre consumo abarcaría a las tres categorías. Claudia Pía Baudracco, la fallecida activista por los derechos del colectivo trans, encabezó varias marchas a favor de la despenalización y el cultivo de la cannabis. A Emilio Ruchansky, editor adjunto de la revista THC, quién compartió marchas y actos a favor de la legalización de la marihuana junto a Pía Baudracco, le preguntamos cuándo sembrar, como un acto concreto de acompañamiento a esta expresión de libertad que las luchas representan. 

“Ahora, ya, en primavera. La tierra es muy importante, así también como la turba y la perlita; son la base de un buen sustrato, liviano. Saber sexear, es decir, diferenciar la planta hembra del macho. Matar los machos y dejar las hembras y aprender a esquejar, una vez que la planta hembra funciona, deberíamos cortar un pedacito para hacer un esqueje; de esa manera mantenemos la femineidad de la planta. Eso es bueno, permite preservar una variedad que te gusta y es altamente recomendable. Las semillas feminizadas que se hacen en Europa son ilegales en Argentina, se envían por correo y hubo algunos problemas con las personas que fueron a buscar esas semillas e incluso a las que le llegaron a la casa. Las semillas implican tener contacto con otra persona que cultiva, pedirle semillas. Sacar las semillas del prensado paraguayo que también sirven, generalmente es una variedad sativa bastante buena, fumado fresco va bien. Una vez que se cosecha hay que secar las flores, siempre a la sombra y las cura en un cajón de madera. Alrededor de un mes, después de la cosecha, ya se puede fumar en un porro, en un vaporizador o se puede comer o hacer algún extracto con alcohol o con aceite. Es importante tener la paciencia, para el tiempo de secado y curado, que lleva esperar un mes para disfrutar”.

Fernando Noy: las drogas son otra cosa

Probó todas o casi todas las drogas cuando fue hippie y medio punk en los 80s, pero la única que hoy en día consume es la cannabis, no toma alcohol. 

La Noy habló con SOY y nos contó: “Las plantas son lo más venerado y de allí viene mi pasión- devoción. Soy un cultor de la estrella esmeralda que aun prohibida siempre estuvo, desde los años 70 en que se podía fumar caminando por la calle Corrientes ya que nadie conocía aun su perfume casualmente mezclado con patchuli entre los cabellos largos embadurnados también de musk y otras fragancias… Los primeros viajes fueron con mis pares hippies y recién llegada de Pedro Juan Caballero, Paraguay. He visto mesas cubiertas íntegramente de estas selvas sagradas hasta ahora tabús aun siendo silvestres y poderosas panaceas para el cuerpo y el alma. Si uno es poeta escribe, y se lee mejor. Todas las musas son Rastafaris. No considero a la marihuana simplemente una droga. Drogas son las que el complot multinacional de los laboratorios hace que el cannabis continúe prohibida. El gran Pepe Mujica, en Uruguay, al fin logró liberarla. Después de octubre, creo que también aquí va a ocurrir ese milagro, a esta altura un derecho incuestionable. Cuantas personas ya utilizan el aceite como medicamento que las recupera de tantas enfermedades. Falta poco. Mientras tanto, sigamos regando esta verde esperanza; en mi caso ya hace más de medio siglo. Marihuana para el mañana: Una rima imprescindible no sólo por cantar sino para reclamar. Que así sea”.

Gisela Giamberardino: la relación lesbo cannábica

Gisela Giambergadino, hace algunos años organizó “Tandil se planta”. Tiene 49 años y fuma desde los 18, es docente universitaria e investigadora de Género, Sexualidades y Políticas Públicas, doctora en Sociología y Metodología de la Investigación, graduada en Italia y Lic. en Trabajo social. Se define como lesbiana. Después fundó “Cannabis Medicinal Tandil” y actualmente se encuentra dándole los toques finales a CADE (Cultivadores por sus Derechos). Hace unos días participó de una reunión con el Secretario de Extensión Universitario por el tema de hacer algo con los Cultivos Cannábicos. Para ella, el cannabis tiene un rol muy importante en el erotismo y por eso le pedimos que se explaye sobre el tema....

“En Tandil todo ese cruce es explosivo. Uso lo de doctora para combatir estereotipos. Estoy pensando en el sexo lésbico cannábica, donde he encontrado mi mejor vuelo. La sexualidad yo la vivo como una experiencia creativa. La relación lesbo-cannábica es una degustación porque te invaden los olores, los sabores, las texturas, los colores. Lo que logra la marihuana es sentir estos elementos que son de la vida cotidiana pero que te lo saca de esa función, y esa es una recontra experiencia. Sentir la lengua adentro de la boca y de sentir lo que siente la lengua, nunca es tan sensorial como cuando tenes sexo y has fumado; eso es un descubrimiento. Cada poro puede volverse un clítoris, es una sensación que te permite exceder el ejercicio de la sexualidad de esas zonas que son indicadas para ser erotizadas. Lo que me pasa es que fumar marihuana es extender los placeres por sobre toda la piel. Mientras estas lengüeteando, mirando, recorriendo con la punta de los dedos, no descubrís las sensaciones; las sensaciones te toman por asalto. Las sensaciones te sorprenden en múltiples dimensiones. Sensaciones que te hacen erizar la piel, llorar o reír. Me resulta muy profundo conmigo misma, la búsqueda de mis propios placeres y es un salto hacia la otra persona que queres encontrar. Es una experiencia muy generosa compartir sexo cuando has fumado porque no te querés ir de la otra persona, queres pasearte por esa cuerpa más tiempo… Lo que desaparecen son los clichés con los que hemos aprendido a tener ejercicios de sexualidad, del cine, de la literatura. Fumar y tener sexo, es una rueda de éxtasis donde podes volver de nuevo el recorrido erótico, sensorial. Salirse de las zonas indicadas para ser excitadas, porque todo se vuelve erotizante cuando tenes tanta capacidad de sentir, hasta la briza del aire es erótico. El olor del cuerpo de la otra persona, el color. Yo soy una fan de garchar habiendo fumado, de fumar durante el garche y también de garchar después de haber comido galletas cannábicas, que te dan también todo otro cuelgue.

El control del dolor: una experiencia con el cannabis medicial

Agustín Estevanéz, de 53 años, gay, agente de viajes, ha tenido una experiencia muy enriquecedora con la canabbis y aquí comparte algunas precisiones del uso medicinal. Cuenta al SOY que en el 2016 empezó a sufrir fuertes dolores de cabeza mientras perdía la vista lateral

“En  2017 me diagnosticaron hipertensión intracraneal que también se lo conoce como Sindrome de Hawkins Adams. Actualmente la enfermedad no tiene cura. El cerebro al estar sometido a presiones constantes de líquido de más, porque detecta que hay un tumor y genera más líquido del que debe, puede provocar deterioro cognitivo y comportamental. Lo peor es que me dieron medicación que no me hizo nada para el dolor. Los nervios receptores de dolor, en el cerebro, estuvieron expuestos a mucha presión y quedé con una migraña refractaria crónica y con tinnitus, un zumbido en los oídos permanente. Me dieron medicación antipsicótica, antiparkinson, antiepiléptica, que calma el dolor de cabeza, pero a mí no me hacía nada, salvo los efectos secundarios. Entonces empecé con el aceite de cannabis. Tomaba gotitas al medio día que podía hacer una siesta en el trabajo y a la noche antes de dormir. Me dio buenos resultados. Después conseguí flores y empecé a vaporizarlas. La sepa que funciona en mi caso es la Sativa y Lemon Haze o Super Lemon Haze. Soy específico a la hora de pedir el aceite que tiene que tener un alto contenido de CBD y bajo contenido de THC, que es el psicoactivo y yo lo que necesito el cannabidoide que actúa como calmante”.

Agustín está conectado con IncaMed.org. Vaporiza las flores con calentamiento inductivo a 205° y hace vaporizaciones a través de un pico de vidrio. El calor libera los cannabinoides. La dosis le alcanza para 8 caladas pero con 2, para él es suficiente. Las flores quedan deshidratadas y secas. Las muele y las usa para aderezar ensaladas o se las agrega al pan y así consume todo. Al consumir las flores de manera alimenticia logra que libere tetrahidrocannabinoides , esto lo calma y lo pone de buen humor. El efecto le dura de 2 a 3 horas, por la estimulación psicoactiva y lo tranquiliza y le calma los dolores. Consume aceite, 8 gotas al medio día y 8 a la noche, sino vaporiza. “No fumo la flor porque la combustión se produce a más del 1000ºC lo que provoca que se liberen solo los THC. Hay estimulación psicoactiva pero no hay nada de analgesia al final del viaje”, concluye Agustín que ha tenido que investigar practicamente solo sobre una información que debería estar al alcance de todxs.

Higsexuales: heteros que se abren con flores

Se empezó a usar esta denominación para los heterocuriosos, pero con el agregado que para poder mantener relaciones homosexuales la condición es que entre ellos esté la cannabis como deshinibidor para poder experimentar otras formas de relacionarse. Los medios suelen describirlxs: “son aquellos heterosexuales que se convierten temporalmente en gays cuando fuman marihuana”, pero lxs higsexuales no se identifican con esta definición. La cannabis les permite que, por más que se sientan atraídos por mujeres, lleguen al climax sexual bajo el estado cannábico con otro hombre, cosa que sin que ella (la cannabis) esté entre ellos no pasaría. Kevin (19 años), está haciendo el profesorado de educación física y anda en skate, es de Merlo y habló con SOY: “No es que yo esté pensando en eso todo el día. A mí los pibes no me gustan, pero si hay faso y pinta… La marihuana me hace relacionar de otra manera. Fumas y te das cuenta si hay una onda especial con esa persona y te dejas llevar. Los dos estamos en la misma y ves todo tal cual es, con detalles; sin porro ni en pedo”.


ACTIVIDADES

“Cannabis para mascotas” por el doctor colombiano Santiago Acosta, 4 de octubre, 17.30 hs.

“Dolor y cannabis medicinal”, por Dr. David Lencina, 4 de octubre, 19 hs.

"Cannabis medicinal. Una cuestión de derechos" es el libro que presentará la doctora Julieta Di Corleto y el Doc. Luis Osler, 5 de octubre, 11 hs.

“Medicina ancestral”, por Pueblos Indígenas, 5 de octubre a las 14 hs.

“Cómo hablar de cannabis con los hijos”, por Dr. Jorge Garramuño, 6 de octubre, 18 hs.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ