Algunas de las principales ideas de uno de los referentes del Grupo Callao
El manual económico de Kulfas
Matías Kulfas es uno de los economistas más cercano al candidato a Presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández. En uno de sus más recientes escritos dejó plasmados sus lineamientos económicos.
Kulfas: "Es necesario “implementar un programa macroeconómico y productivo consistente que permita generar un excedente genuino de divisas.Kulfas: "Es necesario “implementar un programa macroeconómico y productivo consistente que permita generar un excedente genuino de divisas.Kulfas: "Es necesario “implementar un programa macroeconómico y productivo consistente que permita generar un excedente genuino de divisas.Kulfas: "Es necesario “implementar un programa macroeconómico y productivo consistente que permita generar un excedente genuino de divisas.Kulfas: "Es necesario “implementar un programa macroeconómico y productivo consistente que permita generar un excedente genuino de divisas.
Kulfas: "Es necesario “implementar un programa macroeconómico y productivo consistente que permita generar un excedente genuino de divisas. 
Imagen: Bernardino Avila

¿Quiénes son los referentes  del Grupo Callao? Esa denominación obedece a que las primeras reuniones fueron realizadas en un bar de Callao y Lavalle. A fines de 2017, el Grupo Callao se conformó con trece personas: Alberto Fernández, Santiago Cafiero, Guillermo Justo Chaves, Cecilia Todesca Bocco, Matías Kulfas, Miguel Cuberos, Natalia De Sio, Federico Martelli, Victoria Tolosa Paz, Fernando Peirano, Cecilia Gómez Mirada, Aníbal Pitelli y Camila García. Ellos cuentan que el candidato presidencial del Frente de Todos siempre quiso transmitir la mística del famoso Grupo Calafate.

La delicada herencia económica-social que dejará la alianza Cambiemos, a la fórmula triunfadora, es el principal tema de preocupación. En ese marco, los referentes económicos del Grupo Callao (Cecilia Todesca Bocco, Matías Kulfas, Fernando Peirano) ganaron mucha visibilidad en estas semanas. En términos generales, los economistas defienden un modelo económico basado en la producción, el trabajo y el desarrollo científico. También plantean la necesidad de sentarse a renegociar los plazos de pago de la deuda con el FMI. Más allá de esas ideas-fuerza, Matías Kulfas desarrolla los ejes centrales de una política económica alternativa en un artículo publicado en Revista Anfibia (“La economía después de la grieta”). 

El siguiente es un resumen de la propuesta de Kulfas:

* Diagnóstico: “el principal problema de la economía argentina es la restricción externa. En algunos momentos históricos esa restricción se relaja, o bien porque se atraviesa por períodos de términos de intercambio favorables, o porque se dispone de reservas internacionales para cubrir desequilibrios, o bien porque se accede al financiamiento externo para afrontar desfasajes transitorios. Ninguna de esas tres condiciones estará presente en los próximos años. El ciclo de altos precios internacionales de las materias primas finalizó hace 5 años y no hay señales de retorno. No hay márgenes para aumentar el endeudamiento externo: el gobierno de Mauricio Macri multiplicó por tres el peso del endeudamiento público con acreedores privados y organismos internacionales al cabo de su gobierno. El nivel de reservas disponibles no es elevado, la mayor parte se encuentra comprometido a garantizar futuros vencimientos de deuda”.

* ¿Cómo recuperar el crecimiento en un contexto de restricción externa?: es necesario “implementar un programa macroeconómico y productivo consistente que permita generar un excedente genuino de divisas para garantizar el crecimiento económico y afrontar los vencimientos de deuda externa de los próximos años. Esto implica alinear en tal dirección a las diferentes facetas de la política económica (fiscal, monetaria, cambiaria, productiva y financiera). Las políticas de desarrollo productivo deberán priorizar aquellos proyectos que generen un incremento de las exportaciones y sustituyan importaciones de manera genuina. Desde diferentes instrumentos financieros se deberá promover la financiación a tasas de fomento y a largo plazo de los proyectos productivos que avancen en tal dirección. Una regla sencilla: a quien genere dólares genuinos, se le debería asistir con financiamiento barato en moneda nacional y a plazos favorables”.

* Shock distributivo: “la recuperación deberá seguir un proceso mucho más calibrado que en el pasado. No se puede apostar a una recuperación traccionada exclusivamente por el consumo o por el gasto público. Es deseable y necesario estimular una recuperación del salario real, pero este proceso deberá hacerse con sumo cuidado y calibración para evitar que la puja distributiva retroalimente los niveles inflacionarios, que actualmente son más del doble que los registrados a comienzos del gobierno de Macri. Asimismo, en el actual estado de deterioro de la situación de la industria, es probable que los incrementos del salario real no encuentren oferta productiva adecuada, generando una mayor demanda de importaciones y, con ello, de empeoramiento de la delicada situación externa. Con respecto al gasto público, la situación fiscal dista de la holgura de la década pasada. El gobierno de Macri empeoró la situación agregando una holgada cuenta de intereses de la deuda. Es necesario montar un aparato de relojería que direccione de manera efectiva escasos recursos hacia inversiones que permitan recuperar el tejido manufacturero y, al mismo tiempo, contribuir positivamente en la generación de un excedente de divisas que permita desplazar la restricción externa y obtener los recursos para financiar el crecimiento y los pagos de deuda externa”

*  Sustitución de importaciones: “un eje central para plantear la sustitución genuina de importaciones son los clusters en torno a los recursos naturales. Está bien hablar de “agregar valor a los recursos naturales”, pero más importante aún es desarrollar las tecnologías vinculadas a la explotación y/o extracción. Australia no es rica por tener alimentos o minería sino por ser un gran proveedor tecnológico en torno a ello (por ejemplo, es el proveedor del 60 por ciento de las exportaciones mundiales de software para minería.). Argentina tiene el potencial para hacerlo. Pensar en clusters tecnológicos y de ingeniería en torno al agro, el petróleo y la minería rompe la tradicional dicotomía entre recursos naturales versus industria, genera más empleo y sustituye importaciones de manera genuina. En la misma dirección, el desarrollo de las tecnologías 4.0 pueden aportar servicios y manufacturas para mejorar procesos y sustituir importaciones de manera genuina, además de mejorar el contenido tecnológico de las exportaciones”.

* Acuerdo económico-social: “la idea de un acuerdo económico y social parece trillada y vetusta, pero hoy parece ser un camino no solo deseable sino también inevitable. El síntoma más claro es la exacerbación del proceso inflacionario: Macri heredó una economía con una inflación en torno al 25-26 por ciento anual y estará dejando niveles superiores al 50. La idea de que se trata de un problema exclusivamente monetario y de fácil resolución chocó frente a una realidad mucho más compleja. La inercia inflacionaria, la puja distributiva, los saltos del tipo de cambio y los desajustes monetarios son todos ellos factores que inciden, en mayor o menos medida, y de manera cambiante según diferentes períodos temporales, en la evolución de la inflación. Esto nos lleva a pensar que no habrá soluciones mágicas, pero que una mesa de concertación de precios y salarios tendiente a generar un proceso de desinflación es una condición necesaria”

* Ciencia y Técnica: “es necesario recuperar el Ministerio de Ciencia y Tecnología y poner en valor el conocimiento que se produce en nuestras universidades. Las empresas con participación estatal y las agencias públicas son motores fundamentales de la innovación y los ámbitos más propicios para incorporar los múltiples avances que se generan. Estas ideas transcienden la tradicional dicotomía entre recursos naturales e industria. Hoy los entramados productivos combinan ambas cosas y servicios basados en el conocimiento. Los desafíos que abre la era 4.0 son enormes, es una agenda que no puede seguir esperando y debe formar parte de las prioridades políticas de los próximos años”.

* El Estado: “el tamaño del Estado es un elemento central de discusión en nuestro país. Tenemos hoy en Argentina una suerte de Estado de bienestar low cost, que provee muchos servicios, no siempre de la mejor calidad. No existen caminos hacia el desarrollo sin una presencia importante del sector estatal, pero su mera presencia tampoco es una garantía. Salir de la grieta es también superar esa falsa dicotomía entre mucho Estado y nada de Estado (una utopía inexistente en la historia del desarrollo económico capitalista) sino en encontrar el mix adecuado entre Estado y mercado y en las estrategias para ganar eficacia en nuestro sector estatal”.

[email protected]

 

@diegorubinzal

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ