El gato de Heisemberg

UNO: El comportamiento de las leyes físicas parece depender de la escala. Es decir, una cosa es calcular la trayectoria de un proyectil según las leyes de Newton y otra muy diferente definir la posición de un electrón en un momento dado. A escala cuántica, si sabemos dónde, no podemos saber cuándo. Hay un chiste sobre esto: Va el señor Heisemberg con su auto nuevo, por una ruta. Una patrulla lo detiene y el policía le dice "usted iba a ciento noventa kilómetros por hora". Heisemberg se escandaliza, se pone cabrea de lo lindo y se arranca los pelos mientras grita "¡Recórcholis! Ahora no sé adónde estoy".

DOS: lo probable y lo posible a veces se confunde. Pongamos un ejemplo (que no es mío, pero me hizo entender la diferencia). Es posible que uno salga de su casa y se tropiece con un bolso lleno de dólares. Cualquiera suele salir de vez en cuando de su casa, el mundo está lleno de bolsos y también existen los dólares. Bien, esto es lo posible. Pero, ¿Qué tan probable es?. Dice el señor Heisemberg que a escala cuántica este razonamiento es improcedente, pero estamos hablando de una escala más, digamos, habitual. Lo que me lleva al punto tres.

TRES: (Spoiler Alert) Heisemberg. Así se hacía llamar el profesor Walter White en Breaking Bad, en una clara alusión al Principio de Incertidumbre propuesto por el Heisemberg original. Walter White es una incertidumbre. Es imposible saber dónde está y qué está haciendo. "Yo no estoy en peligro, yo soy el peligro", le dice Walter-Heisemberg a su esposa.

CUATRO: No obstante su proposición cuántica, nuestra habitual escala de realidad suele ser bastante incierta. Estamos rodeados de sorpresas, de imprevistos. Dicho de otra manera, la realidad nos resulta bastante complicada de entender, y tratamos continuamente de entenderla, de explicarla, de saber. Una de las herramientas para intentar esto es la literatura, o su versión posmoderna, las series. Cuestión de tecnología y, también de escalas. De todas maneras, las series necesitan un guión, parten de ahí, así que no sé.

CINCO: (Spoiler Alert again) Para adivinar para dónde va a desarrollarse esta onda/partícula que llamamos realidad, algunos guionistas usan el concepto de distopía (o utopía, según quien la piense). Veamos Years and Years, por ejemplo. Si no la vio, no sé qué espera, si la vio, ya sabe que la serie sigue a los miembros de la familia Lyons, cada uno con sus conflictos y retos particulares, durante 15 años, empezando en nuestro presente. En este período de tiempo veremos cómo la realidad política del Reino Unido y la internacional son cada vez más inestables, mientras asistimos a todos los cambios que ocurren en la sociedad a nivel económico, social y tecnológico. Nada bueno, créame. Bombas nucleares, cierres de fronteras, el fin de la libertad de prensa y campos de refugiados preparados para acabar con ellos. "Podemos sentarnos a culpar a otra gente, culpamos a la economía, culpamos a Europa, a la oposición, al clima y al vasto e incontrolable curso de la historia, como si no dependiera de nosotros, seres pequeños e insignificantes. Pero sigue siendo culpa nuestra", dice la matriarca allá por el final de la serie.

SEIS: (Another Spoiler Alert) Y tenemos El cuento de la criada. EEUU desaparece. En su lugar tenemos a Gilead, una teocracia fundamentalista donde las mujeres son cosas, menos que cosas o, si son fértiles, úteros con patas. Nolite te bastardes carborundorum, dice June (no De Fred). No dejes que los bastardos te hagan polvo. Lo que nos lleva al punto siete.

SIETE: El gato. De Schrödinger. Es una paradoja cuántica. Se encierra un gato en una caja, con un dispositivo que envenena al felino si se abre. El asunto es que no sabemos (no hay forma de saber) si el dispositivo se activa o no, o cuándo podría pasar. La única forma de saber si el gato sigue vivo es abrir la caja. Mientras tanto, el animalito estará muerto y vivo al mismo tiempo. Una forma rebuscada pero sencilla de explicar la superposición de estados de los electrones. El gato de Heisemberg, por otro lado, es una paradoja no-cuántica. O una forma sencilla pero rebuscada de explicar lo que ocurre cuando queremos entender nuestra realidad. Si usted es un observador atento, sabe de qué estoy hablando.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ