Actuarán este lunes en Niceto Club 
Amadou & Mariam: "Somos embajadores de la cultura maliense" 
Después de siete años vuelve a presentarse en Buenos Aires este dúo de notables cantantes de Mali. Presentará su último disco, "La confusión". 
"En el escenario mostramos nuestro lado más rockero", dice Amadou."En el escenario mostramos nuestro lado más rockero", dice Amadou."En el escenario mostramos nuestro lado más rockero", dice Amadou."En el escenario mostramos nuestro lado más rockero", dice Amadou."En el escenario mostramos nuestro lado más rockero", dice Amadou.
"En el escenario mostramos nuestro lado más rockero", dice Amadou. 

Amadou & Mariam actuarán este lunes, a las 20 hs, en Niceto Club (Niceto Vega 5510), la misma sala que los recibió en su último desembarco porteño, siete años atrás. “Hace mucho que no vamos a Buenos Aires, por lo que estamos muy contentos con nuestra vuelta. Siempre que fuimos la pasamos genial”, asegura Amadou Bagayoko, guitarrista y cantante del tándem maliense que completa su pareja, la cantante Mariam Doumbia. De hecho, el músico atiende a esta nota desde Bamako, la capital de la nación africana, donde se cocinó el concepto de su último disco de estudio, La confusion (2017), que se encuentran despidiendo y que está basado en la situación política y los problemas con el terrorismo que padece su patria. “Abordamos temáticas como la confusión geográfica, la inmigración y la gente que muere durante las oleadas migratorias”, describe el integrante del dúo no vidente. “Escuchamos mucha música con un discurso parecido al nuestro, y eso fue una inspiración para seguir haciendo canciones con conciencia”.

--Desde que grabaron el disco hasta ahora, ¿cambió algo en su país?

--Nos sentimos inspirados por lo que sucedió en casa, pero el terrorismo es un fenómeno global. Esto explica el título de nuestro álbum. La confusión está presente en todas partes del mundo. Tengo mucha confianza en que las cosas cambiarán en Malí algún día. Aunque no mejoró todo, porque la gente sigue muriendo y todavía no hay paz, la forma es diferente.

--A diferencia de los anteriores, La confusion es su álbum más occidental. Tiene un repertorio que por momentos saluda al pop de los ochenta, apoyado por el trabajo de los sintetizadores. ¿Cómo surgió la idea de hacer un repertorio con estas características?

--Nos gusta cambiar de colores, cada vez que hacemos un disco nuevo. La confusion tiene elementos de rock, música tradicional africana, afrobeat, blues y electro. Esta mezcla tan especial se debe en gran medida al productor del disco, el francés Adrien Durand, que fue sugerido por nuestro sello discográfico.

--A partir de la masificación de su música, se los etiquetó como un artista de afropop. Sin embargo, éste el trabajo que mejor cabe dentro de esa denominación. ¿Estás de acuerdo?

--Estamos de acuerdo. Dentro del afropop también están el blues y el rock. Lo que mostramos en el escenario es nuestro lado más rockero.

--Considerando que pasaron cinco años entre su disco anterior, Folila, y el último, ¿cómo fue el proceso de producción en esta oportunidad?

--Primero hicimos maquetas y las probamos, y luego conocimos a Adrien. Nos llevó un año la preparación del álbum (se hizo entre París y Montreuil, donde vive la pareja cuando no está en Bamako) porque lo hicimos mientras estábamos de gira.

--Si bien en sus otros trabajos contaron con participaciones vocales de estrellas de la cultura pop e indie, en esta ocasión invitaron a músicos como su compatriota Yossouf Dibate o el percusionista brasileño Ze Luis Nascimento. ¿A qué se debió esta decisión?

--Los elegimos por la inspiración que nos brindan. Cada persona tiene que coincidir con lo que queremos mostrar.

--¿Cambió en algo la dinámica de trabajo entre ustedes?

--Tenemos una buena relación y funciona en este momento. Espero que continúe así. Siempre estamos juntos, y hablamos mucho. Así que nos llevamos muy bien. Siempre hay una buena comunicación entre nosotros. La música es nuestra vida, al punto de que nuestro hijo también es cantante y guitarrista. Él hace rap.

--¿Cómo se ponen de acuerdo al momento de definir las temáticas de las letras?

--Ambos escribimos la letra, a veces Mariam y otras veces a yo. Si bien esta vez las letras son serias porque la misma situación lo requiere, generalmente nos comunicamos y hacemos cosas esenciales, para que la gente pueda cantar con nosotros. Cuando decimos: “Pienso en ti, mi amor, mi amado”, parece simple, pero es esencial.

--Manu Chao fue esencial en su internacionalización, al punto de que fue el productor de su disco Dimanche à Bamako (2005). ¿Siguieron en contacto con él?

--Sí, claro. Seguimos en contacto. De hecho, estamos definiendo los detalles de una colaboración que vamos a llevar adelante dentro de muy poco. Lo que nos tiene muy contentos.

--¿Qué opinión les merece que artistas occidentales muy influyentes como David Gilmour y Damon Albarn se encuentren entre sus fans?

--Con David nos conocimos en un recital benéfico. Mientras que con Damon trabajamos en un compilado. Estuvo bueno trabajar con él porque conoce y le gusta la música de Mali (el líder de Blur y Gorillaz se sumó al grupo de productores del disco de 2008 del dúo, Welcome to Mali, y luego los invitó, en 2012, a ser parte del proyecto Africa Express). Nos ayudó a introducir este tipo de música en Inglaterra.

--A pesar de que Mali es un semillero de músicos, la mayoría debe irse del país para tener exposición. Aunque todos no tienen las mismas las posibilidades de acceso que ustedes. ¿Les interesa ayudar a la amplificación de la música de su país?

--Somos embajadores de la cultura maliense y nos reconocemos en esta causa. Cada vez que cantamos, cantamos a Mali. A veces participamos en festivales a los que otros artistas malienses no tienen acceso. Así que permitimos descubrir música maliense fuera del continente africano, manteniendo nuestro estilo y nuestras propias influencias. Varias personas han conocido a Malí y parte de su cultura a través de nuestra canción “Sunday in Bamako” (fue el primer acercamiento con Manu Chao, en 2004). Creo que la música suaviza las relaciones internacionales independientemente del grado de antagonismo.

--El blues maliense devino en una suerte de banda de sonido contra los yihadistas y muyahidines. Más allá de esto y de la fascinación que pueda provocar, ¿en qué se diferencia del blues estadounidense?

--Hay una complicidad entre el blues norteamericano y el de Mali porque dicen que el blues viene de Estados Unidos y de Africa. Pero cada uno tiene sus características. Aunque creo que el que más se enriqueció fue el blues estadounidense.

--¿Preparan nuevo disco?

--Lo estamos demeando. Saldrá el año próximo. Las colaboraciones las seleccionaremos cuando ya entremos en el estudio. Lo único que es seguro, por el momento, es que estará Manu Chao. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ