El empresario argentino concretó la compra de la entidad
El Elche de España ya está en manos de Bragarnik

Christian Bragarnik, el empresario más influyente del fútbol argentino y representante de reconocidos futbolistas y entrenadores -entre ellos, Diego Maradona-, concretó la compra del paquete accionario del Elche, y adquirió así el club que milita en la segunda división del fútbol español.

"El Elche CF SAD comunica a todos los accionistas y a los aficionados en general que, en el día de hoy, TENAMA INVERSIONES SL y SCORE CLUB 2019 SL, grupo inversor liderado por el empresario argentino D. Christian Bragarnik, han cerrado el acuerdo sobre la compraventa del paquete accionarial mayoritario del club", explica el comunicado oficial de la institución. 

El equipo español atraviesa un buen momento: en una racha de cinco fechas consecutivas sin perder, se ubica séptimo en la tabla con 27 puntos. El empresario argentino había presenciado el domingo, desde uno de los palcos privados del estadio Martínez Valero, el triunfo 2-0 sobre Racing de Santander.

A través de su empresa Score Fútbol SA, Bragarnik representa a cerca de 100 futbolistas y unos 15 entrenadores y ha acumulado mucho poder en los últimos años, sobre todo en Argentina y México. Sin tanta influencia en Europa, en este último mercado de pases dos representados suyos, Darío Benedetto y Lisandro Martínez, pasaron de Boca Juniors y Defensa al Olympique de Marsella y Ajax, respectivamente.

Ambas operaciones fueron realizadas por otro empresario, que hizo las veces de intermediario, para acercar el nombre de ambos jugadores a esas instituciones del "Viejo Continente".

De profesión abogado, el representante jugó como futbolista en Yupanqui en la Primera D pero se retiró a temprana edad, y se puso a trabajar en un videoclub. Según él mismo se encargó de contar, allí comenzó a grabar partidos como hobby y, luego de armarle un compilado de sus mejores jugadas, vendió a Mariano Monroy, de Talleres de Córdoba, al Irapuato de México.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ