Meriendas asiáticas
Salí

Café, torta y perlas de tapioca

Foto: Pablo Mehanna

“No usamos dulce de leche en ningún producto salvo que nos lo pidan por encargo”, cuenta Fabiana Chang, propietaria del café Pan Moa, un coqueto oasis en uno de los pasajes más gastronómicos del barrio de Flores. Con más de tres años de existencia, el lugar nació para atender a la colectividad asiática, en especial a la coreana, hasta que en los últimos tiempos se abrió a todo tipo de comensal, que se acercó atraído por la propuesta. Con muy buena iluminación natural, las mesas y las paredes blancas hacen que sus tortas resalten a la vista. Y el pequeño espacio de la entrada y la terraza al aire libre son los preferidos para beber un café en una tarde veraniega.

Fabiana nació en Corea y vive en Argentina hace 36 años. Estudió en el Gato Dumas, se perfeccionó con cursos y mucha práctica, dejó su oficio anterior de farmacéutica y se dedicó a pleno a hacer panes y tortas. Primero para la familia; ahora para todos en Pan Moa.

Las porciones de torta cuestan entre $170 y $220 (enteras, entre $1.100 y $1.600). Las más pedidas son las de Café & Chocolate (suave, liviana y equilibrada), la de Frutilla & Crema (bien al estilo asiático, la preferida de muchos) y la Rainbow (con los colores del arco iris). De 8 a 11 ofrecen desayunos como el “Buen Día” (palta, naranja, rúcula, tomates confitados, frutas de estación, queso crema y pan a $250) y el “Sweet French Toast” (tostadas francesas con frutas y crema de limón a $250); al mediodía salen sándwiches varios como el de Pollo Crispy (pollo frito rebozado en cereales en ciabatta, con lechuga, tomate, cebolla y salsa tártara; $290).

Para beber, hay café de Puerto Blest (espresso a $80, cappuccino a $115) y bebidas como el Mocca Latte ($120), Avellana Latte ($120), Matcha Latte ($130), entre otras. Entre las opciones frías destacan el Blue Limonade ($150), Hibiscus ($160), Ice Ginger Lemon Tea ($160) y, la última novedad, el Bubble Tea: un té con leche y “perlitas” de tapioca, un clásico asiático que está de moda en el mundo.

Pan Moa queda en Pje. Ruperto Godoy 763. Teléfono: 4611-3547. Horario de atención: lunes a viernes de 8 a 17; sábados de 8 a 15.

 

Panes del otro lado del mundo

Pablo Mehanna

París, se llama, pero aquí no hay nada de francés: se trata en realidad de una panadería y cafetería coreana ubicada en pleno barrio de Flores. “Hacemos panes hace más de 5 años, pero nos mudamos a este local hace poco”, cuenta Araceli Lee, joven millennial que es parte de la familia propietaria.

En París la especialidad son los panes asiáticos, en especial los de estilo coreano, una propuesta totalmente desconocida para el público general porteño. La familia Lee llegó de Corea hace siete años; siempre había tenido el sueño de tener una panadería, un objetivo que logró concretar en Argentina. El lugar es limpio y luminoso: tiene un salón donde beber un café (lo mejor es pedir el “café coreano”, que traen de Corea y sirven con crema en polvo, $110) y comer algo (sándwiches varios, panes, tortas, entre otros), y también se puede comprar para llevar los diferentes panes que ofrecen en la casa.

La exhibición de los panes atrapa la vista e incentiva a llevar de todo: las piezas se exhiben en bandejas y canastas, con opciones asiáticas como los donuts de poroto (esponjosos y muy ricos), el pan con salchicha (dulce y salado a la vez, con un palito con salchicha en el medio), la torta de batata (un dulce coreano típico con masa de bizcochuelo), entre más propuestas. Todo con precios muy accesibles, entre $70 a $100. También hay creaciones propias como la salchipizza con queso ($100) y el Goroke, una suerte de croqueta con relleno de verduras y huevo a $70.

Frecuentado por gente de la colectividad, las tortas también son muy elogiadas: su colección de “fresh cakes” solo se hace por pedido, con opciones como la torta coreana de batata, la de crema chantilly (con frutas frescas, una torta bien oriental) y la de mousse de chocolate. Se encargan en tres tamaños posibles (chico a $900, mediano a $1.100 y grande a $1.300), con un mínimo de dos días de anticipación.

En esta nueva dirección suman mesas afuera y es común ver gente disfrutando un café frío ($110) o con helado ($150) junto con alguno de los panes. Una experiencia distinta para una tarde de aires orientales.

Panadería París queda en Felipe Vallese 3130. Teléfono: 4612-7097. Horario de atención: lunes a viernes de 7 a 18; sábados de 7 a 14.

La especialidad de la casa

Pablo Mehanna

El lugar es imposible de encontrar sin indicaciones previas: Jinni´s Coffee (así se llama su propietaria) está en un primer piso y su acceso es por una delgada escalera que pasa desapercibida a la vista. Con ya dos años de existencia, su público sigue siendo, en su enorme mayoría, de la colectividad asiática.

El local -con forma de “L”- está bien decorado. El sistema es simple, similar al de un fast food: se pide y se paga en caja, luego llevan el pedido a la mesa.

Abierto desde temprano, la propuesta de desayuno es amplia y generosa, con opciones que pueden salir solas o en combos (sumando café con leche, cortado, americano o gaseosa). El “Argentina” trae por ejemplo dos medialunas (solo a $60, en combo $130); el “Macao Toast” es un tostado con jamón, queso, huevo duro, pepinillo, cebolla y salsa de tomate (solo a $200, en combo a $280); el “California Roll” es un roll de pan blanco con panceta y huevo ($200 y $280); el “Italian Baguette” viene en un pan flauta con jamón morrón, cebolla, choclo, muzzarella y aceitunas.

El café es de Central de Café y entre las bebidas suman una una carta extensa de frappés, desde un Iced Macchiato ($150) hasta el Cold Brew ($120) pasando por sabores más asiáticos como el Ice Yuja (un té coreano, $150) y el Bubble Tea (de sabor melón, taro, coco o black tea, $200).

Muy frecuentado por gente joven, la especialidad de la casa es el Pat Bingsu: un postre oriental a base de hielo granizado, leche condensada, porotos, frutas y varios etcéteras, que es dulce y muy refrescante. Lo ofrecen en versiones “normal”, con Oreo y con matcha. Y si bien cuesta $500, la porción es muy abundante, pensada para compartir y cucharear entre varios (hay una versión individual servida en una taza ancha, el Cup Bingsu, a $300).

Toda la pastelería se elabora allí mismo, lo mismo los panes. La cocina parcialmente a la vista está siempre en producción y es posible ver trabajar a la brigada en vivo y en directo en pleno amasado. Un lugar escondido, para sentirse de viaje sin salir de la Argentina.

Jinni's Coffee queda en Morón 3322, primer piso. Teléfono: 2818-4994. Horario de atención: lunes a viernes de 7:30 a 17:30; sábados de 8 a 17. Solo efectivo.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ