La convocatoria al Paro Internacional de Mujeres se fue tejiendo desde octubre, después del paro que hicieron a principios de ese mes mujeres polacas contra un proyecto de ley que criminalizaba el aborto –y lograron frenarlo– y el primer paro nacional de mujeres en la Argentina, que se concretó el 19 O. Y se enhebra con las movilizaciones del 3 de junio de 2015 y el año pasado de NiUnaMenos, que se replicaron en otros países de Latinoamérica a lo largo de 2016 y la Marca de las Mujeres contra Trump, un día después de su asunción como presidente de los Estados Unidos. 

A la convocatoria, adhirieron también la Confederación Sindical de las Américas, que nuclea a más de 50 millones de trabajadoras y trabajadores y la Vía Campesina, un movimiento internacional que coordina organizaciones de campesinos, pequeños y medianos productores, mujeres rurales, comunidades indígenas, trabajadores agrícolas emigrantes, jóvenes y jornaleros sin tierra. Entre los 52 países entre los que se hará sentir la huelga de mujeres, figuran Alemania,  Australia, Bélgica, Bolivia, Brasil, Canadá, Camboya, Chad, Chile, Colombia, Corea del Sur, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Escocia, España, Estados Unidos, Fiji, Finlandia, Francia, Guatemala, Honduras, Hungría, Irlanda del Norte, Israel, Italia, México, Montenegro, Nicaragua, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Polonia, Portugal, Puerto Rico, Reino Unido, República Checa, República Dominicana, República de Irlanda, Rusia, Suecia, Tailandia, Turquía, Ucrania, Uruguay, Venezuela.