Fue internada en el Hospital Gutiérrez y está fuera de peligro

Una nena cayó desde el segundo piso en un jardín de infantes de Palermo

Una nena de cinco años cayó del segundo piso del jardín de infantes Los Puentes, al que concurre, en el barrio de Palermo. El hecho ocurrió en la escuela N° 9 "Juan Crisóstomo Lafinur". Según el personal médico que la atendió, la niña no tuvo lesiones graves, aunque quedó en observación tras diagnosticarle traumatismo de tórax con contusiones pulmonares con fractura de arco costal". La caída se produjo durante la mañana en el establecimiento ubicado en la calle Gorriti al 5700. Y si bien no trascendió cómo fue que cayó, sí se supo que impactó contra el asfalto tras caer de entre 8 y 9 metros de altura. Fuentes del Ministerio de Educación porteño dijeron a este diario que se abrió un expediente administrativo para determinar las responsabilidades y que, además, hay una fiscalía investigando el incidente.

Según contaron algunos testigos, la alumna, que cursa el nivel inicial, quedó tendida sobre la vereda tras caer a través de una ventana desde el segundo piso del edificio. De acuerdo a una de las versiones, al parecer, en la escuela no habían advertido el accidente. Una mujer de nombre Florencia que pasaba por la calle Gorriti vio a la nena tirada en el piso. Inmediatamente, tocó el timbre de la escuela para avisar. "Salió la directora y como si nada estuviera ocurriendo nos dijo que no era de su nivel, y se volvió a meter en la escuela", manifestó la vecina.

La mujer contó que la directora en ningún momento se mostró dispuesta a hacerse cargo de la situación, ya que no correspondía a su área. "Sí, es Mica. Ella no es nuestra porque yo soy de Primaria, ella es de Inicial", contó que le dijo la directora. Fuentes del Ministerio pusieron en duda esta versión porque, aseguraron, el llamado al 911 salió de la escuela primaria. De todas formas, remarcaron que todavía hay que determinar qué sucedió porque “aunque la chiquita está bien no deja de ser una tragedia”.

Hasta la tarde, la versión que manejaba el Ministerio era que mientras la maestra trasladaba a los chicos al comedor, la nena salió de la fila y volvió al aula, donde la ventana, que está ubicada” a un metro y medio del piso con barrotes horizontales y verticales en el primer tramo donde nadie pasa, estaba abierta porque hubo 36 grados”. Recién al metro ochenta de altura, explicaron, se encuentra “el último barrote horizontal por el que podría haber pasado. Cuando la maestra se dio cuenta que faltaba la nena, pidió que fueran a ver qué pasó, y en ese ínterin avisan de planta baja que había una chica caída en el suelo y llamaron al 911”.

Personal del SAME llegó hasta el lugar, y la niña fue trasladada al hospital de niños Ricardo Gutiérrez. Estaba lúcida y el examen clínico permitió comprobar que no tenía lesiones de gravedad. El titular de SAME, Alberto Crescenti, no descartó que en la caída algo haya amortiguado el impacto. Explicó, además, que más allá del examen clínico inicial se aguardaba el resultado de tomografías para establecer la condición en que se encontraba la nena.

En el hospital, la niña, que no tiene padres y vive en un hogar de niños, niñas y adolescentes, quedó internada acompañada por su cuidadora. Según detallaron fuentes del Ministerio, la directora, la vicedirectora y el supervisor del jardín también estuvieron durante la tarde en el lugar.

De acuerdo con los vecinos entrevistados por algunos canales de televisión, no fueron las autoridades de la escuela sino los mismos vecinos los que llamaron al SAME ante la actitud desaprensiva de la escuela. En cualquier caso, las autoridades escolares deberán explicar ante el Ministerio y la fiscalía interviniente cómo una nena de cinco años termina fuera de la vista y estampada contra la vereda.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ