Vuelta al mundo

Imagen: Cimac

MEXICO

El reparto desigual

Mientras las secretarías de Salud y de Educación Pública del DF anunciaron el adelanto del receso escolar desde el 23 de este mes hasta el 20 de abril frente al avance del coronavirus, desde las redes sociales comenzó a cuestionarse quiénes cuidarán a niñas, niños y adolescentes que se queden en las casas. Preciso, el informe “Desigualdades horizontales: trabajo de cuidados y bienestar subjetivo a lo largo del ciclo de vida de las familias”, de la revista Coyuntura Demográfica, confirmó que las mujeres dedican, en promedio semanal, 46 horas más que sus parejas a labores de cuidado directo e indirecto.

ESPAÑA

Redes de autocuidados

Fuentes del del Ministerio de Igualdad anunciaron que se va a impulsar un “Plan de Contingencia contra la violencia de género ante la crisis del COVID-19”, declarando servicio esencial las 24 horas a todos los servicios de asistencia a las víctimas de violencias. Pero en los territorios, el movimiento feminista Euskal Herria dio los primeros pasos para coordinar una gestión colectiva de cuidados, y organizaciones feministas, sindicatos combativos, sindicatos de vivienda y anarquistas de Cataluña promueven la autoorganización, para reconfigurar y tejer redes de apoyo mutuo.

CHILE

Las más afectadas

Según las estadísticas que presentó esta semana el Ministerio de Salud, de los 201 casos de coronavirus confirmados en el país, el promedio de edad es de 39 años, y las más afectadas son las mujeres: un 50,75 % contra el 49,25 % de varones, lo que profundiza aún más la crisis de cuidados por géneros. “Cuestionar el desmantelamiento de la salud y educación pública y la repartición desigual del trabajo doméstico y de cuidados por género significa cuestionar tanto la subsidiariedad neoliberal como el deber ser femenino que implícitamente está consagrado en nuestras políticas públicas”, manifestó la periodista Antonia Orellana en un artículo para el sitio digital elDesconcierto.

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ