El gobierno aflojó otro poco la cuarentena

Otra señal hacia la recuperación

Menos en Gran Rosario y Gran Santa Fe, se autoriza a trabajar al personal doméstico y se reactivan las obras de construcción con hasta 10 trabajadores
Empleadores del personal doméstico deben evitar que usen transporte público.Empleadores del personal doméstico deben evitar que usen transporte público.Empleadores del personal doméstico deben evitar que usen transporte público.Empleadores del personal doméstico deben evitar que usen transporte público.Empleadores del personal doméstico deben evitar que usen transporte público.
Empleadores del personal doméstico deben evitar que usen transporte público. 
Imagen: Andres Macera

El gobierno dispuso una flexibilización más de la cuarentena obligatoria por la pandemia de coronavirus al autorizar ya la actividad laboral en obras de construcción de hasta 10 trabajadores en simultáneo, más los profesionales o contratistas de oficios complementarios y del personal doméstico. La habilitación atañe a toda la provincia menos a los mayores aglomerados urbanos, el Gran Rosario y el Gran Santa Fe. 

Omar Perotti firmó el decreto 446/20 que amplía otro poco las excepciones al aislamiento social. De esta manera, duplicó la cantidad de personas admitidas en obras de construcción que había autorizado hace dos semanas, en el inicio de la fase 4. Y en cuanto a los trabajadores y trabajadoras de actividades domésticas, la facultad rige "siempre que se resuelva su traslado hasta el lugar de trabajo sin usar el transporte público de pasajeros", aclara la norma. Y agrega otro requisito más: podrá retornar a sus labores siempre y cuando no haya una persona en aislamiento por tener síntomas de Covid-19 ni en su domicilio ni el de su empleador o lugar donde desarrolle su trabajo.

Las condiciones impuestas a la habilitación se explican por el temor de las autoridades que se replique la situación de Buenos Aires y su conurbano (AMBA), donde el virus entró a barrios pobres y se expandió con una velocidad exponencial.

En el sindicato de la construcción, Uocra, aguardaban mejores novedades para el grueso de su masa de afiliados, precisamente en Rosario y Santa Fe, donde la admisión de albañiles y afines todavía se limita a 5 operarios a la vez en un mismo obrador. No obstante, una fuente del gremio que lidera Carlos Vergara consultada por este diario celebró de manera extraoficial la señal de apertura que ayer emitió el Ejecutivo santafesino. En este sentido, cabe señalar la posibilidad de que este paso también se haga extensivo en los próximos días para las dos ciudades principales de la provincia, como ocurrió días atrás con la habilitación de las salidas recreativas: primero el resto de la provincia, luego sus mayores concentraciones de población.

El secretario de Trabajo, Juan Manuel Pusineri, deslizó ayer que ya evalúan la posiblidad de incluir en estas nuevas excepciones a Rosario y Santa Fe.

La meseta que ofrece la evolución de la pandemia en Santa Fe alienta esa perspectiva, con una lenta aparición de casos nuevos restringida solo a Rosario, mientras que en la mayor parte del territorio hace semanas que no se reportaron nuevos diagnósticos positivos.

La forma de implementar esta reactivación de las obras medianas pasará por la responsabilidad del contratista, quien debe solicitar autorización ante el Ministerio de Trabajo provincial. En una declaración jurada debe informar la localización de la obra, características, tareas, horarios, oficios y tiempo por el que requiere la excepción. Como ocurrió con las otras excepciones, también aquí deben presentar el correspondiente protocolo de seguridad e higiene adaptado a los tiempos del coronavirus.

Igual que con el personal doméstico, el contratista de obra debe resolver una alternativa de traslado de su personal con tal de que no use el transporte público de pasajeros.

La autorización corresponde a obras externas a un domicilio o establecimiento activo; esto es, que los trabajadores no ingresen al mismo para evitar interacción entre personas y, por lo tanto, aumentar la posibilidad de un contagio. 

En cualquier caso, quien solicite la autorización ministerial, debe acreditar el vínculo laboral o contractual con los trabajadores que ocuparán la obra privada. Asimismo, requiere un plan de limpieza y desinfección general previsto para la obra, sobre todo en las áreas de mayor circulación e ingreso, con determinada periodicidad y la garantía de provisión de materiales de bioseguridad tales como tapabocas, guantes y demás. 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ