Cualquier ser humano que se precie de serlo y tenga conocimiento del salvaje asesinato de George Floyd, un afroamericano a quien un policía le quitó la vida este lunes en otro acto de racismo de los que ya no sorprenden en los Estados Unidos, seguirá destilando indignación, bronca y tristeza por estas horas. LeBron James, la estrella de los Lakers, publicó este miércoles una foto suya vistiendo una remera con la frase "I can't breathe" ("No puedo respirar"), justamente las últimas palabras que dijo Floyd mientras intentaba seguir con vida.

El ganador de tres anillos de la NBA se sumó con significativa presencia a la ola masiva de repudios tras el asesinato de Floyd , cuya muerte se viralizó en un video que hiela los corazones (y que es extremadamente sensible): en las imágenes de algo más de dos minutos que registró alguien que circulaba por la vía pública de Minneapolis, Minnesota, se ve cómo un policía le clava la rodilla en el cuello a Floyd y no detiene su accionar ante sus súplicas y ni siquiera una vez que el cuerpo yace sin signos de vida.

 "I can't breathe" ("No puedo respirar") es la frase que repite una y otra vez Floyd, en sus últimos segundos con vida, y es la que James eligió para simbolizar su indignación y el pedido de justicia por la muerte de otro afroamericano a manos de la polícía, durante una detención salvaje en la que la víctima ni siquiera se encontraba armada. Tras el conocimiento del hecho y la viralización de las imágenes del operativo, que se encuentra bajo investigación del FBI, los cuatro efectivos policiales involucrados fueron despedidos de la fuerza.

Leer más

En unas horas en las que la tristeza parece inundarlo todo, además, la muerte de Floyd no es lo único terrible en el aire. Y, justamente, el posteo de la figura de los Lakers es significativo en ese sentido. ¿Por qué? Porque la foto en la que se lo ve a Lebron con la remera señalando que no puede respirar se la sacó hace seis años, justamente para condenar otro brutal asesinato de un afroamericano a manos de la policía estadounidense. Fue en julio de 2014, cuando Eric Garner murió durante una salvaje detención en la que fue estrangulado durante casi 20 segundos, en los cuales se lo oyó gritar 11 veces que no podía respirar.

Ni siquiera fue LeBron James el único que vio el parecido entre ambos episodios de violencia extrema contra los afroamericanos de parte de las autoridades policiales. Gran parte de la multitud que se movilizó a protestar y a pedir justicia recordó aquel homicidio de hace casi seis años. La madre del propio Garner expresó que ver el dramático video donde le quitan la vida a Floyd era un "deja vú" y "una pesadilla recurrente" para ella.

Aunque el asesinato de Floyd generó un repudio generalizado por parte de distintas figuras públicas, el universo de la NBA se sintió especialmente golpeado. Incluso antes de las publicaciones de LeBron James, Stephen Jackson, ex compañero de Manu Ginóbili en San Antonio Spurs, inundó las redes sociales con su dolor, al expresar el íntimo vínculo que lo unía a la víctima de 46 años. 

Una de las imágenes que Jackson compartió de su amigo Floyd (Instagram Stephen Jackson)

"Floyd era mi hermano. Nos llamábamos 'mellizos'. Todo lo que querías hacer era permanecer volando y ser genial", lo recordó en un video, que se sumó a otras 12 publicaciones en Instagram, cuyas historias también recuerdan y le rinden tributo a su gran amigo. Entre las imágenes que compartió, se lo ve en distintas etapas de su vida,  con y sin Jackson y en alguna hasta con ropa que el ex NBA le enviaba frecuentemente.

Este martes, LeBron James había subido a su Instagram otra publicación repudiando lo ocurrido, una que, justamente, enaltecía a Colin Kaepernick, el jugador de fútbol americano que denunció una y otra vez la violencia policial contra jóvenes negros, al punto de haber provocado al mismísimo Donald Trump , lo que le supuso quedar sin equipo y relegado de la NFL.

Una de las imágenes que subió LeBron, recordando el reclamo de Kaepernick (Instagram LeBron James)

En la publicación que compartió James se lee "This is why" ("Esta es la razón"), en un juego visual en el que aparecen dos imágenes: en la primera, se ve el momento del abuso policial que acabó con la vida de Floyd, con la rodilla del policía comprimiéndole el aire contra el asfalto; en la otra, se lo ve a Kaepernick, durante la temporada 2016, cuando resolvió escuchar el himno estadounidense antes de un partido hincado sobre su rodilla, en señal de protesta por los casos de abusos policiales.

El fútbol americano, curiosamente, había sido una parte de la vida de Floyd, durante sus años de juventud, cuando jugaba de ala cerrada. Courtney Fischer, una periodista de Houston, publicó un video en su cuenta de Twitter en la que se lo ve a Floyd anotando un touchdown en un partido de fútbol de su escuela secundaria, hace casi 30 años. Mientras las imágenes lo muestran saltando alto para atrapar un pase en la zona de anotación de un estadio de Houston, la cronista recuerda que ahora su familia estaba planeando su despedida.

"¿¡¡¡!Lo entiendes AHORA?!!!? ¿O todavía es borroso para ti? #MantenteDespierto", escribió LeBron, acompañando las imágenes. "Ninguno de ustedes va a reaccionar hasta que no les pase a ustedes", condenó en sus redes Jackson, mientras la  violencia racial sigue sacudiendo a las comunidades afroamericanas en Estados Unidos. El salvaje asesinato de George Floyd duele, y el deporte intenta reaccionar.