El Kily dijo que tendrá el gusto de dirigir a Ruben

Auspiciosa señal de permanencia

”Hablé con (Marco) Ruben y voy a tener el gusto de dirigirlo”, anunció ayer Cristian González, flamante entrenador de Central. La confesión del Kily anticipa la decisión del ídolo canaya de extender su vínculo que vence el martes con el club para jugar un año más con la auriazul. Fernando Zampedri, en cambio, puede ser vendido al extranjero.

“A Ruben lo voy a dirigir. Porque tengo entendido que tiene grandes chances de continuar. Yo ya he hablado con él", reconoció González ayer por la mañana a Radio Dos. El goleador canaya aún no anunció si sigue jugando de forma profesional pero las palabras del flamante nuevo entrenador elevan las expectativas en Central, más aún con el golpe institucional que significó la detención del jefe de la barrabrava, Andrés Pillín Bracamonte por su negocios con el club.

La dirigencia pretendía esta semana anunciar la renovación del contrato de Ruben, pero la noticia deberá esperar. Es que por ahora el jugador no habilitó a su representante, Andrés Miranda, a iniciar negociaciones por la renovación de su vínculo. El jugador tampoco da notas y generó una incertidumbre alrededor de su figura que ayer disipó el sucesor de Diego Cocca en el banco canaya.

En cuanto a delanteros, el que no va a volver es Zampedri. El punta está a préstamo en la Universidad de Chile hasta fin de año pero los canayas tienen a su favor una cláusula por la cual pueden vender su ficha en estos días. Central tiene esa facultad hasta el martes que viene, fin de mes, al desestimar Católica comprar su pase en el presente mercado de pases de invierno. Ante la situación, se negocia contrarreloj para concretar una venta del ex Atlético Tucumán a un club de Medio Oriente. Caso contrario Zampedri, de buen presente en la U de Chile, se quedará en el fútbol trasandino hasta fin de año. Allí Universidad tendrá una nueva oportunidad de comprar su pase, valuado en un millón y medio de dólares.   

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ